¿Para qué ir a terapia?

[spacer size=”5″]

No existe una regla universal para ubicar el momento de acudir al psicólogo para solicitar ayuda, ya que un problema puede afectar de forma distinta a cada persona, por tanto es algo puramente subjetivo. Sin embargo para valorar si es necesaria la ayuda psicológica es muy útil e importante observar si existen ciertos síntomas asociados, como por ejemplo ansiedad, pérdida o aumento de apetito, inquietud excesiva, insomnio o alteraciones del sueño, sensación de tristeza, cansancio inusual, falta de concentración, etc. También es importante valorar si se han producido cambios significativos últimamente en el ambiente familiar, laboral o personal que puedan haber desencadenado en parte el estado actual.

Debemos acudir al psicólogo cuando detectamos que uno o varios problemas bloquean nuestra vida inundándola de sensaciones desagradables, impidiéndonos gozar de sus aspectos positivos o placenteros.  Como se mencionó con anterioridad no hay una regla universal, sin embargo podemos considerar la siguiente guía: D

Puede ser momento de acudir a Terapia Psicológica cuando:

  • Sintamos que la tristeza, la apatía y la falta de ilusión empiezan a agobiarnos y a emitirnos el siempre equivocado mensaje de que nuestras vidas carecen de sentido.
  • El negro o el gris tiñen frecuentemente nuestros pensamientos y nos vemos incapaces de encontrar algo positivo en nuestras vivencias cotidianas.
  • Todo a nuestro alrededor lo percibimos como amenazante y nos sentimos solos, incomprendidos o desatendidos.
  • Pensamos que la desgracia se ha cebado en nosotros y comenzamos a asumir que todo nos sale mal y que las cosas no van a cambiar.
  • Estamos atenazados por miedos que nos impiden salir a la calle, relacionarnos con otras personas, permanecer en un sitio cerrado, hablar en público, viajar, etc.. Es decir, cuando el temor o la inseguridad nos impiden desarrollar nuestras habilidades y disfrutar de personas, animales y cosas que nos rodean.
  • La obsesión por padecer graves enfermedades o contagiarnos de ellas nos lleva a conductas extrañas y repetitivas, de las que no podemos prescindir sin que su ausencia nos genere ansiedad.
  • Nos sentimos “con los nervios rotos” y casi cualquier situación hace que perdamos el control y sólo sepamos responder con agresividad o con un llanto inconsolable.
  • Nos damos cuenta de que fumar, beber o consumir cualquier otra droga, apostar…, se ha convertido en una adicción de la que no sabemos salir y que genera perjuicios importantes en nuestra vida o en la que de quienes nos rodean.
  • El estrés empieza a mostrarse a través de sus síntomas psicosomáticos: insomnio, problemas digestivos, cardiovasculares, sexuales…
  • La ansiedad es una constante diaria, que impide la estabilidad y serenidad necesarias para mantener un pensamiento positivo, una conducta tranquila y el goce de los pequeños placeres cotidianos.
  • Los silencios, los desplantes o los gritos sustituyen al diálogo, y los problemas de comunicación enturbian nuestra relación con los demás.

Los psicólogos practicantes cuentan con capacitación profesional y destrezas clínicas que nos ayudan en el aprendizaje a enfrentar con efectividad los problemas de la vida y de salud mental. Después de varios años de estudios de postgrado y de entrenamiento supervisado, obtienen licencia estatal para prestar diversos servicios como evaluaciones y psicoterapia. Los psicólogos nos ayudan usando una amplia gama de técnicas basadas en las mejores investigaciones científicas disponibles, y que consideran los valores, características, objetivos y circunstancias de cada persona.

¿Cómo nos ayudan?

Los psicólogos usan una gran variedad de tratamientos fundamentados en evidencias que nos ayudan a mejorar nuestras vidas. Generalmente recurren a la terapia (que se conoce con frecuencia como “psicoterapia” o “terapia de conversación”). Aunque existen diferentes estilos de terapia, el psicólogo escogerá el tipo que resuelva con más efectividad el problema del paciente, y se corresponda mejor con sus características y preferencias.

Entre los tipos comunes de terapia están la cognitivo-conductual, interpersonal, humanística, psicodinámica, así como la integración de determinados estilos en favor del paciente. La terapia se le puede aplicar a una sola persona, así como a parejas, familias u otros grupos. Algunos psicólogos están capacitados para usar hipnosis como en el caso de los Terapeutas de Psicomérida, la cual, según varios estudios y nuestra experiencia, es efectiva para el tratamiento de numerosos trastornos como el dolor, la ansiedad y los trastornos de estado anímico.

En algunos trastornos, la terapia y los medicamentos conforman una combinación de tratamiento más exitosa. Por su parte, en los casos de personas a quienes les benefician más los medicamentos, los psicólogos colaboran con médicos de cabecera, pediatras y psiquiatras en la creación del tratamiento general.

A continuación presentamos las dudas más frecuentes sobre la terapia que brindamos en Psicomérida:

1. ¿Qué es la Psicoterapia o Terapia Psicológica?

La Psicoterapia o Terapia Psicológica es un espacio de conversación, dialogo, análisis y reflexión, entre otras cosas. Consiste en un proceso de introspección en el cual el terapeuta en conjunto con el paciente trabaja sobre el tema(s), problemática(s) o motivos de consulta, utilizando la observación y el análisis, además de otras diversas técnicas. De este modo el terapeuta realiza señalamientos que permiten al paciente elaborar e incorporar nuevas perspectivas que facilitan una mejor resolución, afrontamiento y respuesta a la problemática en cuestión.

2. ¿Cuándo necesito o es recomendable acudir a Terapia?

No es necesario estar atravesando una crisis para acudir a terapia, es posible hacerlo con el propósito de auto-conocerse mejor. Sin embargo, por lo regular las personas acuden a proceso psicoterapéutico cuando atraviesan alguna situación(es) difícil(es) de afrontar, cuando experimentan estados emocionales difíciles de sobrellevar, etc. Por ejemplo: depresión, ansiedad, celos, problemas de pareja, relaciones interpersonales conflictivas, trastornos de la alimentación, duelo, separación, entre otros.

3. ¿Qué cosas se pueden trabajar en Terapia?

Cualquier tema, situación o problemática es susceptible de analizar y trabajar en psicoterapia.

4. ¿Cuánto tiempo debo acudir a Terapia?

Al ser un proceso, la terapia implica y necesita constancia por parte del paciente y el terapeuta. Es indispensable brindar el seguimiento adecuado para garantizar que realmente se esté generando un cambio profundo y no superficial solamente. Por lo regular la terapia puede durar entre 10 sesiones y prolongarse dependiendo de las necesidades del paciente.

5. ¿Cuánto tiempo duran las Sesiones?

Las sesiones duran 1 hora y tienen un carácter semanal o quincenal dependiendo de la intensidad de la problemática y disposición del paciente.

6. ¿Cuándo empezaré a sentir los resultados de la terapia?

Los cambios dependen en gran medida del trabajo realizado fuera del consultorio. Contrario a lo que se cree regularmente, la sesión de terapia es una especie de retroalimentación en función de los cambios generados por el paciente en su vida cotidiana, es decir, fuera del consultorio. De este modo, se puede decir que los cambios comienzan a experimentarse desde la primera sesión.

SI TIENES CUALQUIER OTRA PREGUNTA, NO DUDES EN PONERTE EN CONTACTO CON EL PSIC. MIGUEL CAAMAL MARTÍN, ENVIANDO UN E-MAIL O VÍA TELEFÓNICA AL 1950891, ESTAMOS PARA RESOLVER TODAS SUS DUDAS AL RESPECTO. PARA CONSULTAR SU CURRÍCULO, HAZ CLICK AQUÍ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *