Uno de los síntomas más frecuentes que refieren los pacientes durante la psicoterapia, es la alteración en el sueño, ya sea que el paciente tiene dificultades para dormir, el sueño no es reparador, o bien, se encuentra con sueño durante la mayor parte del día. 

El insomnio es el padecimiento de sueño más común, frecuentemente se presenta en mujeres, y es cuando a la persona se le dificulta conciliar y/o mantener el sueño, a pesar de cumplir con todos los requisitos para que el ambiente favorezca el sueño, el estrés en un factor que comúnmente ocasiona insomnio.

Por otra parte, el sueño insuficiente es otro trastorno común entre adolescentes y adultos jóvenes. Se caracteriza por deficiencia de cantidad y calidad del sueño, lo que ocasiona que la persona no esté suficientemente alerta durante el día.  

La importancia de esto, es que el trastorno del sueño acarrea consecuencias para quien lo padece, como por ejemplo, somnolencia, lo que dificulta la realización de las actividades cotidianas como estudiar o trabajar; irritabilidad que que afecta las relaciones interpersonales del individuo, y la ansiedad que puede acarrear trastornos graves como la depresión.

Es importante que si tú padeces de alguna alteración en el sueño, acudas a tu médico para descartar alguna enfermedad pero pueda estar ocasionando esto, tales como asma, artritis, hipertensión, apena obstructiva del sueño, etcétera. También es un tema que hay que tratar porque los trastornos del sueño son considerados factores de riesgo para el desarrollo de otras enfermedades, como la obesidad, diabetes y el síndrome metabólico.

Además de estos aspectos físicos, también hay que hay que prestarle atención a los factores psicológicos que se asocian a estos trastornos del sueño, ya que cuando los psicoterapeutas exploramos un poco la historia del paciente, este síntoma suele asociarse con estrés, ansiedad, depresión e incluso con estrés postraumático, al ocurrir pesadillas, terror a quedarse dormido y volver a dormir.

Resulta primordial procurar el entorno y condiciones que facilitan el sueño, para esto se recomienda:

  • Cuidar los factores ambientales: Es decir, dormir con la luz apagada, evitar los ruidos altos, así como regular la temperatura de la habitación, evitar las temperaturas altas o muy bajas. Otro aspecto que puede ayudar es evitar las pantallas y dispositivos móviles antes de dormir y sustituirlo por actividades relajantes como leer un libro.
  • Evitar consumir sustancias como el alcohol, cafeína, nicotina, bebidas energéticas y otras drogas estimulantes antes de dormir, pueden ayudar a conciliar un sueño reparador.
  • Mantener otros hábitos generales de higiene de sueño: Levantarse e irse a dormir todos los días a la misma hora, dormir el número de horas recomendadas de acuerdo a la edad de la persona (generalmente entre 6 a 8 horas), evitar las siestas mayores a 30 minutos de duración, evitar permanecer en la cama para actividades como estudiar, comer, etcétera.

El tratamiento para estos padecimientos, debe ser acorde a las características del paciente y a sus circunstancias. Con base en esto se determinará si se requiere tratamiento farmacológico o no. La psicoterapia es un tratamiento del cual puede beneficiarse el paciente, ya que se enfoca en los factores psicológicos que originan el trastorno del sueño, mejorando así mismo la calidad de vida y contribuyendo a preservar la salud mental de la persona. 

M.P.P. Carlos Bello Buenfil

Cédula: 11635394 

Referencias

  1. Carrillo-Mora, K.G. Barajas-Martínez, I. Sánchez-Vázquez, M.F. Rangel-Caballero. (2018). Trastornos del sueño: ¿qué son y cuáles son sus consecuencias?. Revista de la factultad de medicina de la UNAM. Vol. 61, n°1, Enero-Febrero 2018. Pp. 6-20. Disponible en red en: https://www.medigraphic.com/pdfs/facmed/un-2018/un181b.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo Información
Abrir chat