En esta ocasión me gustaría aprovechar este artículo para hablar de un tema que seguramente puede interesarte al igual que a mí pues definitivamente es indispensable tener un adecuado sueño y descanso para ser funcionales en la vida diaria, tener salud física y propiciar también nuestro bienestar emocional.

Hoy en día existen un conjunto de factores muy variados que pueden impactar de forma de negativa en la calidad de nuestro sueño. Por ello, daremos un primer recorrido a conocer dichas variables para que al conocerlas e identificarlas en nuestra situación personal, podamos también pensar algunas soluciones o estrategias básicas para mejorarlo.

Hay veces que podemos pensar que dormimos exclusivamente para descansar, en realidad esa es una visión muy corta pues en realidad, mientras dormimos suceden una cantidad enorme de procesos maravilloso dentro de nuestro cuerpo. Aunque me encantaría extenderme y hablarte de todos ellos, definitivamente es imposible abarcarlos todos, por ello me enfocaré a hablarte sobre aquellos procesos relacionados con nuestra salud mental y funciones neurobiológicas que están involucradas.

A nivel biológico, la primer consideración que debe tenerse para mejorar la calidad del dormir, es que en nuestro cuerpo la glándula pineal tiene un papel fundamental en el proceso de propiciar la somnolencia e iniciar el sueño, este proceso, de forma muy resumida sucede de la siguiente manera: nuestros ojos tienen células sensibles a la luz, las cuales por medio del nervio óptico envían la señal a nivel cerebral de la presencia de luz u obscuridad, lo cual codificado a nivel nervioso, envía a nuestro cerebro la señal de continuar en actividad inhibiendo o bien, postergando la liberación de la melatonina, por ende el comienzo del sueño se retrasa o dificulta. Con esta explicación trato de hacerte notar que por las noches, cuando quieras disponerte a dormir es indispensable eliminar toda fuente de luz por pequeña o tenue que sea pues sin darte cuenta estás inhibiendo este indispensable proceso dentro de ti. Ejemplos de fuentes de luz, por supuesto lo son, el celular, la televisión, alguna lámpara o luz de noche y alguna rendija de luz proveniente de afuera que alcance a pasar por tus cortinas. Si identificas que alguna de esas fuentes de luz es imposible erradicarla te recomiendo utilizar gafas para dormir, lo cual te ayudará a conciliar el sueño de forma más as ágil.

Por otro lado, también las necesidades fisiológica suelen ser una gran interrupción para el sueño, pues como tú bien sabes, para el nuestro cuerpo es una prioridad mayor comer antes que dormir y qué podemos decir de la necesidad de ir al baño, sin duda tiene la capacidad de despertarnos. Por lo tanto procura ir a la cama habiendo tomado un alimento ligero y cuida que al menos 2 horas antes de dormir tu consumo de líquidos sea reducido.

Como tercer factor básico que expondremos en esta ocasión, hablemos del papel de las preocupaciones, pendientes y “ruido mental”, es decir, me refiero a esas veces en las que ya estamos en la cama, con la pijama puesta, la luz apagada y listos para dormir pero lo único que no está listo para dormir es nuestra cabeza pues no para de pensar y pensar. Bueno pues aunque es un tema muy amplio para tratar en un breve artículo, puedo darte algunas recomendaciones básicas. Trata de “cerrar sesión” antes de irte a la cama, recuerda, que la cama no debe ser un lugar para trabajar, leer o preocuparnos. Todo lo que debas hacer trata de hacerlo en un escritorio o mesa pero no en tu cama. Al finalizar tu día, si tienes muchos pendientes trata de escribir una lista de cosas pendientes y planifica una organización para darles continuidad al día siguiente, y haz un compromiso contigo mismo que al irte a tu cama si alguno de esos pendientes o preocupaciones quiere invadir tu mente de nuevo, digas con fuerza y determinación: “PENSARÉ EN ESO MAÑANA”. De esta forma, comenzarás a entrenar a tu mente a tener mayor orden y calma durante las noches. Puedes también hacer algunas respiraciones profundas o meditación breve.

Por ahora, estás estrategias físicas y cognitivas estoy segura que pueden aportarte beneficios. Pero no dejes de auto-observarte, conoce a tu cuerpo e identifica factores específicos. Recuerda que siempre la mejor decisión es acudir a profesionales de la salud que puedan apoyarte a complementar está información o bien explorar a profundidad tu situación personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo Información
Abrir chat