¿Cómo hablar con nuestros hijos sobre la muerte?

¿Cómo hablar con nuestros hijos sobre la muerte?

Muchas veces pensamos que al hablar de la muerte uno la atrae, que no es adecuado porque puede generar incomodidad en las demás personas o que es algo que puede llegar a traumar a los más pequeños. Esto es algo con lo que hemos ido creciendo, nuestra sociedad a sentado las bases para que el tema de la muerte se convierta en un tabú, nos genera miedo siquiera pensar en ello, pero por más extraño que parezca el niño no teme a la muerte ni a la enfermedad, sobre todo cuando es pequeño. Los dos temores innatos de los niños son los ruidos fuertes e inesperados y caer de lugares altos.

Entonces por qué cuando se trata de temas relacionados a la muerte resulta tan dificil hablar de ello con los hijos ¿Será acaso que detrás de estos temores haya un miedo más profundo?, el hablar de la muerte ¿me hace plantearme mi propia precariedad, qué tan cerca o no estoy de mi propia muerte? O ¿De cierta manera (consciente o inconscientemente) esperamos que al ser un niño éste no entienda la situación y por lo mismo decidamos no hablar de ello con él?

Puede ser, pero lo que hay que tener en cuenta siempre es que para un niño la pérdida de un ser querido (familiar, mascota, amigo, etc.) será un acontecimiento terrible en cualquier etapa. El niño podrá manifestar confusión, tristeza, miedo, snetimientos de abandono y enojo, entre otros sentimientos, por lo que será fundamental que encuentre en nosotros un adulto que sea capaz de poder acompañarlo en este duelo, que se sienta protegido, que el niño sienta que sus padres le rodean de amor, atención y cuidados.

También cabe recordar que los niños no dejan de ser niños por muy difíciles que sean lo momentos que se estan viviendo, no pierden esa inocencia que los caracteriza, aunque por momento puedan extrañar a su ser querido y lloran, también se dan la oponunidad de jugar y seguir sonriendo. Esto se da precisamente por la poca capacidad y corto lapso de concentración que tienen en una actividad, es decir, pasan del llanto al juego de manera rápida.

Entonces ¿Cómo puedo hablar de la muerte con mis hijos?. Primero que nada lo primero que hay que tomar en cuenta es que el adulto no le infunda temor, que no le dé una falsa idea, que no maneje la muerte como un castigo por alguna mala conducta o acción. Por el contrario, debemos de poder tratar de explicarle de forma clara, sencilla y sincera qué fue lo que sucedió, en pocas palabras ayudarle a que perciba el suceso como un proceso natural de la vida, tomando en cuenta su inteligencia, sensibilidad, edad y madurez.

Es importante recordar que los niños son muy sensibles a las señales no verbales (aquellas que expresamos con nuestro cuerpo), ellos se dan cuenta cuando un adulto pretende estar bien o no es sincero. Por lo tanto, si lo que decimos no armoniza con la expresión facial, el niño se va a confundir. Debemos permitirnos expresar nuestros sentimientos, el amor, la tristeza o cualquier otra emocionón que pueda ayudarle al niño a contactar más fácil con ellas y que pueda expresar libremente lo que esta sintiendo.

Recodremos que los niños aprenden de sus padres, son ese ejemplo a seguir, si somos cariñosos, ellos aprenderán a amar, si son divertidos, aprenderán a tener sentido del humor, si son temerosos aprenderán a tener miedo, y así sucesivamente. Por lo tanto si lo padres en ese afan de “proteger” a sus hijos pretenden estar bien, hacer como que no pasa nada, podrían estar generando en el hijo un sentimiento de confusión, de temor y miedo, les esatremos enseñando que el tema de la muerte es algo de lo que no se habla y hay que ocultar.

Por lo tanto el apoyo familiar será primordial, los niños deben ser tomado en cuenta, hay que hacerlos partícipes del deceso, integrarlos a la fammilia, estar con ellos, permitirles participar en los ritos funerarios (hasta donde deseen, nunca hay que obligarlos a hacer algo que no quieran), pues esto les dará seguridad, se sentirán protegidos, seguros, confiados y sobre todo queridos, lo cual sentará la base para que pueda llevar a cabo su proceso de duelo de una manera más facil, en el menor tiempo y con el menor dolor posible.

Escrito por:  Carlos Bello Buenfil

Esperamos este artículo haya sido de tu agrado y te invitamos a compartirlo con aquellos que lo puedan necesitar. Recuerda que Psicomérida somos una clínica en Mérida, Yucatán orientada a promover el desarrollo humano, salud mental y bienestar emocional de niños, adolescentes y adultos a través de procesos de terapia psicológica, terapia de pareja, psicoterapia infantil.

Si tienes alguna duda o requieres mayor información puedes contactarnos al 195-08-91 o al WhatsApp 999 478 0365, con gusto te orientaremos.

¡Agenda una cita!