Amar a alguien con ansiedad ¿cómo le acompaño?

Convivir con una persona con ansiedad requiere tener en cuenta que la compañía y ciertos cuidados serán esenciales para ayudarle a sobrellevar las emociones, sensaciones y conductas que acompañan dicha condición.

Antes que nada, será importante empatizar con quien experimenta ansiedad; es decir, tener en cuenta que ésta no se presenta porque la persona desee vivirla o sufrirla. No es una decisión, sino que tiene un o varios porqués. De hecho, nadie está exento de padecer ansiedad, en algún momento de la vida podemos experimentarla.

La ansiedad es una reacción emocional adaptativa frente a la percepción de una amenaza. Ahora bien, también está la ansiedad que algunos modelos terapéuticos han denominado patológica, ésta se encuentra presente cuando las situaciones complejas de vida de una persona supera el cómo se adapta a ellas, por lo que aparecen respuestas intensas que interfieren en el funcionamiento cotidiano, en ocasiones viene acompañado de sensaciones desagradables y desmotivadoras, con síntomas físicos, psicológicos y permanecen más allá de los motivos que los desencadenan. El límite entre la ansiedad normal y la ansiedad patológica no es fácil de definir y puede variar de acuerdo a la experiencia de cada persona.

Si al leer esto; te descubres pensando en alguien cercano a ti, te invito a continuar leyendo éstas ideas, por si alguna puede resultarte útil.

Las personas que experimentan ansiedad comúnmente se inclinan a asumir que las personas a su alrededor se van a ir y les van a abandonar. Pueden sentir que luchan contra una sensación de inseguridad que no pueden controlar, principalmente en lo que respecta a sus relaciones cercanas. Por lo tanto, pueden pensar que para las otras personas puede resultar difícil entender sus pensamientos o preocupaciones, por lo que en ocasiones pueden alejarse. Será importante acompañar a quién vive con ansiedad y hacerle saber que, aunque no podemos entender del todo como se siente, podemos ser respetuosos y ofrecerles nuestra presencia, para que recurran a nosotros (as) cuando lo consideren necesario.

Hablando de acompañar en presencia, también puede ser útil hacerles saber que las cosas estarán bien, ya que frases como: “Todo va estar bien/ aquí estoy contigo/ te acompaño en lo que necesites/ ¿en qué puedo ser útil? / estamos juntos” pueden ser grandes aliadas para detener pensamientos intrusivos en sus cabezas. Muchas veces bastará con hacerles saber que estás ahí.

A veces, es común que quien vive con ansiedad se plantee escenarios inexistentes y esto pueda generar conflictos en sus relaciones cercanas, por lo que será importante no decirles ni convencerles de que están exagerando, ya que, aunque para los demás pudiera parecer irracional, para ellos (as) se vive como una realidad. Será esencial validar el cómo se están sintiendo, acompañarles.

De igual manera, una de las conductas más presentes en quienes experimentan ansiedad es la preocupación excesiva por saber cómo se encuentran las personas más cercanas a ellas. En las parejas es común que puedan textear o llamar en varias ocasiones para saber cómo se encuentra el otro o la otra, no intentan parecer molestos, todavía no comprenden cómo manejar su preocupación, por lo que será de gran ayuda decir “No puedo hablar ahora, me comunico más tarde” o algo que le haga saber que no es molesto (a), pero que no siempre podrás atenderle, así que en cuanto tengas oportunidad, podrás comunicarte. Eso siempre será de mejor ayuda que no contestar. El silencio puede ser tortuoso para cualquier persona y puede encaminarle a crear situaciones que probablemente no existen o no están presentes.

Las personas con ansiedad, en muchas ocasiones se encontrarán disculpándose acerca de qué dijeron, por haber cancelado algún plan social, por lo que pensaron o al darse cuenta que crearon un escenario que solo es percibido por sí mismos, pero no por las demás personas, por lo que pueden sentirse avergonzados (as), puedes ser sostén cuando se sientan de esta manera, haciéndole saber que, aunque son circunstancias que no comprendes, quieres estar ahí para él o ella. Con estas acciones, le haces saber que puede confiar en ti y que no hay motivo para sentirse avergonzado o culpable.

Éstas son solo unas ideas de cómo acompañar a las personas que amas y experimentan ansiedad; sin embargo, no hay que olvidar que podemos ser ese sostén o apoyo para estas personas, pero no somos responsables de la gestión de sus emociones. No se trata de tener una actitud de lástima hacia ellos (as) y que esto genere autocompasión en sí mismos. La finalidad es hacerles saber que les acompañamos, que tenemos una mirada compasiva y respetuosa a su condición pero que les tocará a ellos (as) ser comprometidos y responsables con su proceso de relación con la ansiedad. En muchas ocasiones puede ser útil sugerirles iniciar un proceso terapéutico desde el genuino deseo de ofrecerles una herramienta más para lidiar con la ansiedad y no desde el juicio.

 

Escrito por: Psic. Cecilia Ramos

Esperamos este artículo haya sido de tu agrado y te invitamos a compartirlo con aquellos que lo puedan necesitar. Recuerda que Psicomérida somos una clínica en Mérida, Yucatán orientada a promover el desarrollo humano, salud mental y bienestar emocional de niños, adolescentes y adultos a través de procesos de terapia psicológica, terapia de pareja, psicoterapia infantil.

Si tienes alguna duda o requieres mayor información puedes contactarnos al 195-08-91 o al WhatsApp 999 478 0666 , con gusto te orientaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo Información

¡Pregunta por la disponiblidad de nuestros psicologos y agenda hoy mismo!

X
Abrir chat