Ataques de pánico en la Adolescencia

 

Cada vez es más frecuente la presencia de la ansiedad en los adolescentes, esta suele presentarse como una angustia excesiva ante alguna situación que para otros adolescentes suele ser menor y que ya comienza a afectar algún área de su vida, como la escolar, la familiar y/o la social. Una de las formas en las que se presenta la ansiedad en una forma exacerbada es en los ataques de pánico.

¿Pero qué es un ataque de pánico?

El ataque de pánico se presenta como un episodio repentino de miedo intenso o ansiedad, esto quiere decir que no hay algún motivo aparente que lo haya causado y este puede aparecer en cualquier momento, así como en cualquier lugar. Suele resultar atemorizante pues las sensaciones fisiológicas que causa pueden confundirse con otros padecimientos.

¿Cómo identificó un ataque de pánico?

Los síntomas que podemos identificar ante un ataque de pánico pueden ser físicos y/o cognitivos, entre los cuales pueden manifestarse los siguientes:

  • Taquicardia
  • Sudoración excesiva
  • Temblores
  • Sensación de ahogamiento
  • Opresión o malestar torácico
  • Nauseas
  • Sensación de desmayo
  • Miedo a morir
  • Miedo a estar fuera de control o “enloquecer”
  • Hormigueos en alguna parte del cuerpo

Los ataques de pánico suelen alcanzar su punto máximo a los 10 minutos y mejoran en unos 30 minutos. Para poder catalogarse como un ataque de pánico es importante recalcar que se necesitan al menos tener cuatro de estos y que ocurran espontáneamente sin ningún detonante en específico, sin embargo, en ocasiones pueden ocurrir como parte de las manifestaciones de alguna fobia, de ansiedad social y ansiedad generalizada.

A diferencia de los adultos los adolescentes suelen presentar en menor grado síntomas cognitivos, por otra parte, los síntomas físicos que se presentan de forma más común y frecuente en los adolescentes suelen ser la sensación de ahogamiento, taquicardia, opresión o malestar torácico, desmayos, temblor y mareo.

¿Diferencia entre un ataque de pánico y un ataque de ansiedad?

Es importante recalcar que un ataque de pánico surge cuando nuestro cuerpo se siente amenazado y/o en peligro y la duración suele ser por varios minutos o incluso horas, la persona puede sentirse que esta al borde de la muerte, tener el temor de no poder controlarse, las palpitaciones intensas y en ocasiones sentir que tiene un infarto. Sucede de improvisto y sin forma de prevenirlo.

Por otra parte, ante un ataque de ansiedad muchas veces podemos identificar una situación amenazante, es menos severo y puede desarrollarse de forma gradual cuando la persona se siente ansiosa y los síntomas físicos son menos intensos.

¿Cómo podemos ayudar a un adolescente ante un ataque de pánico?

Es muy importante que podamos mantener la calma y utilicemos un tono de voz cálida para acompañar a nuestro o nuestra adolescente, es importante recordar que es una sensación fisiológica que no pueden controlar de inmediato por lo que pedirles que se calmen y tranquilicen podría intensificar la sensación de cada síntoma que presenten, por lo cual te recomendamos lo siguiente:

  1. Si es posible pedirle que se siente y cierre los ojos, ya que al disminuir los estímulos podemos ayudar a que se concentre en su respiración.
  2. Pídele que respire profundamente y despacio, puedes ejemplificar la forma en la que puede respirar, un ejemplo de esto puede ser simulando inflar un globo.
  3. Las sensaciones físicas conocidas ayudan a centrarse en algo familiar para anclarnos a la realidad y concentrarnos, podemos utilizar los elementos que tenemos al alcance como un llavero, sentir la textura de la ropa o de algún accesorio.
  4. Es posible que prefiera concentrarse en un solo objeto e irlo describiendo a medida que pasa el tiempo, mientras más características contemple de dicho objeto los síntomas podrían ir disminuyendo.
  5. Lo podemos acompañar pidiéndole que cierre los ojos y relatarle algún recuerdo agradable o decirle que recuerde un momento feliz, su lugar favorito, el objetivo es que pueda recordar los mayores detalles posibles de la situación.
  6. Establecer una palabra clave que ayude a recordarle que es una situación momentánea y que pasará, pedirle que la repita constantemente hasta que perciba que los síntomas han disminuido. Recuerda que la frase debe ser fácil de recordar y pronunciar para nuestro adolescente.

Recuerda ser empático con el adolescente, validar sus emociones y pensamientos ante el ataque de pánico que ha experimentado. Tu comprensión es uno de los apoyos más importantes que tiene, ya que ante estas situaciones los adolescentes suelen sentirse avergonzados, inseguros o que hay algo malo en ellos.

Escrito por:  Cristina Delgado

Esperamos este artículo haya sido de tu agrado y te invitamos a compartirlo con aquellos que lo puedan necesitar. Recuerda que Psicomérida somos una clínica en Mérida, Yucatán orientada a promover el desarrollo humano, salud mental y bienestar emocional de niños, adolescentes y adultos a través de procesos de terapia psicológica, terapia de pareja, psicoterapia infantil.

Si tienes alguna duda o requieres mayor información puedes contactarnos al 195-08-91 o al WhatsApp 999 478 0365, con gusto te orientaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo Información

¡Pregunta por la disponiblidad de nuestros psicologos y agenda hoy mismo!

X
Abrir chat