Blog, artículos y mas

Comunicación en Pareja, prácticas a considerar

Sobre la Comunicación en Pareja: 4 Prácticas a Considerar

Psic. Miguel Ángel Caamal Martín

Es la comunicación, posiblemente la culpable de muchos conflictos en las relaciones de pareja o por lo menos la más señalada y relacionada coagresivo-okey1n los problemas cotidianos o con los “grandes” problemas de las relaciones, pero ¿Qué significa esto?, ¿Es la culpable de todos los males de las relaciones?, la realidad es que NO, las relaciones de pareja constituyen complejas dinámicas basadas en múltiples aspectos como las actitudes, la intimidad, el compromiso, la congruencia, la sexualidad, la afectividad, entre muchos otros, sin embargo la comunicación parece tener un papel importante en muchas dimensiones de la relación de pareja.

En la comunicación cotidiana entre las parejas, manifestada principalmente la intención de un dialogo, encontramos constantemente acusaciones a veces fundamentadas (la mayoría de las veces basadas en nuestra perspectiva ignorando el sentido bilateral de las relaciones), así como climas de malestar y tensión, incertidumbre o por lo contrario silencios desesperantes que generan angustia en cada una de las partes. Las mismas palabras pueden llegar a utilizarse para generar distancia, crear desacuerdos, desencuentros o hacer que la convivencia sea prácticamente imposible, cayendo en ocasiones en actitudes rígidas reflejadas en frases como: “Con mi pareja es imposible hablar”.

¿Y cuáles son las 4 prácticas que No ayudan?

Por obvio que parezca, las cuatro prácticas descritas a continuación suelen ser un punto de discusión y trabajo arduo para las parejas que deciden acudir a un espacio de análisis y reflexión como lo es la Terapia de Pareja, por tal motivo te invito a que revises que tanto se encuentran presentes en tu relación.

1.- ¡Hablemos Ahora!- Una demanda constante de una o ambas partes, se refiere a los intentos de comunicación cuando el otro no quiere. De esta manera suelen iniciar los diálogos conflictivos, una parte no desea hacerlo ya sea por su estado de ánimo o simplemente porque no es un buen momento por diversas circunstancias. En ocasiones también ocurre que al iniciar un diálogo, quien inicia el mismo decida dejar de hablar bruscamente tras un sentimiento de frustración dejando “sola” a la pareja, esto suele dar pie a múltiples reproches que generan que dicho momento de diálogo se salga de control.tallerparejas2016

2.- Del objetivo a la guerra. una pregunta básica en cualquier tipo de comunicación es ¿Para qué? Es decir cuál es el objetivo de este momento de conversación o diálogo y con qué elementos contamos para alcanzar dicho objetivo. Pensemos por ejemplo en un vendedor quien al identificar a un potencial cliente se acerca a este a convencerlo de comprar su producto; el objetivo es claro, ¡vender!, si el vendedor no se enfoca en eso y cae en discusiones y debates con el cliente potencial es muy posible no consiga su objetivo, a diferencia de si lo escucha y le transmite empatía, comprensión y deseo de entender sus necesidades para ayudarle a elegir el producto que más le convenga comprar. Los diálogos suelen convertirse en guerras de poder cuando el objetivo de la conversación se desvirtúa, y comenzamos a obedecer a un objetivo muchas veces no reconocido: La imposición; por tal motivo conversaciones que inician con tónicas relajadas terminan convirtiéndose en griteríos, galerías de insultos y agresiones entre los miembros de la pareja.

3. Monólogos.- Como su nombre lo indica, no permite la incorporación de otro a la conversación. Muy a menudo, estos monólogos se respaldan con frases como “me tienes que escuchar” o “me toca hablar a mí”. Aunque en sí los monólogos no son útiles para la resolución de los conflictos, otro aspecto a destacar es la coherencia de los mismos, lo más común es que representen ideas desordenadas de emociones, eventos, perspectivas que no persiguen la expresión clara ni asertiva de un punto de vista sino una mera catarsis, desgraciadamente esta común práctica genera resistencias y actitudes defensivas en el otro.

4.- Suponer, Interpretar y Comparar.- Ésta es una tríada ganadora, ya que por separado o en conjunto, estas tres prácticas distorsionan y dificultan la comprensión del mensaje que se pretende brindar. En este sentido, algunas personas tratan de adivinar lo que el otro dirá y lo dicen atribuyéndoselo (p.ej. “seguro me vas a decir que estoy exagerando” o “ahora me dirás que yo siempre hago lo mismo”). En otras ocasiones son las interpretaciones sesgadas por el punto de vista personal lo que distorsiona la realidad (P. ej. “tú me estas reclamando esto, porque piensas que…”). En la misma dirección, algunas parejas terminan hablando de lo que terceros dicen y hacen y no de lo que ellos como parte de la relación piensa (p. ej. “pues es que tu mamá siempre dice que…”, “Sí pero tu familia nunca ha…”).descarga (1)

Como seguramente habremos notado, la dificultad para establecer un diálogo efectivo y asertivo depende de muchas cosas, de hábitos personales y de pareja que hemos interiorizado como la forma “normal” de discutir, porque finalmente “las discusiones son normales en las relaciones”. Es importante tener cuidado y no confundir las discusiones que naturalmente pueden estar presentes en la relación y las formas de comunicación disfuncionales que generan y complejizan nuestros conflictos cotidianos.

La invitación con este breve artículo es a reflexionar sobre cómo discutimos, el tema o los temas de discusión están de más. Lo primero es generar espacios efectivos de comunicación a través de un diálogo basado en prácticas sanas y sobretodo funcionales.

Si usted considera que se encuentra experimentando alguna de estas dificultades en la comunicación con su pareja, compártale este artículo. Agradecemos también compartan el mismo a cualquier persona que se encuentre en una relación de pareja. Por otro lado si desea un análisis más profundo y ayuda profesional para mejorar la comunicación en su relación, no dude en contactarnos a los números de nuestra clínica.

No olvides seguirnos en Facebook, regálanos un like, te mantendremos informado con nuestros artículos, así como nuestros eventos, talleres, pláticas, entre otras cosas, bienvenido a la familia #Psicomérida.

Psic. Miguel Ángel Caamal Martín

Psicomérida, Especialistas en Psicología

promo articulo

Read more...

IMPORTANTE: Leer si te sientes o te has sentido triste últimamente

¿Cómo afrontar de manera efectiva la Tristeza?

Psic. Miguel Ángel Caamal Martín

Si te encuentras leyendo este artículo, muy posiblemente te identificaste con el título del mismo, en la medida de las posibilidades pretendo en este breve espacio ayudarte a entender cómo funciona tu tristeza, así como brindarte algunas herramientas para enfrentarla; por supuesto, son recomendaciones muy generales, pero aun así útiles, ya que cada tristeza que experimentamos en la vida puede ser muy diferente, además de ser distinta para cada persona.

Comencemos por el hecho de que la tristeza, al igual que las demás emociones es una experiencia inevitable a lo largo de nuestra vida, es decir que eventualmente TENDREMOS que sentirla. Ahora bien, hemos crecido con la idea de que debemos evitar a toda costa los acontecimientos dolorosos, aquellos que nos generan la tristeza en sí, hemos aprendido a que dichas situaciones pueden “traumarnos” o deprimirnos y por tanto, “estar triste es malo”. Partiendo de esto aquí mi primera recomendación para afrontar la tristeza: ACEPTARLA. Sí, aceptar que por el momento podemos tener motivos para sentirnos así, pero comenzar a ver en esta experiencia un potencial de crecimiento, aprendizaje y fortalecimiento. Las personas más fuertes son aquellas que más adversidades han enfrentado y no es sorpresa decir que la tristeza es parte inminente de la adversidad.

Otro aspecto importante a entender de esta compleja pero útil emoción, es que sí, tiene el potencial de convertirse en una depresión, sin embargo, el manejo adecuado de la misma evita que esto suceda. Las actitudes juegan un papel muy importante en éste proceso, por ejemplo, algunas personas se bombardean de pensamientos de culpa sobre aquello que les sucede y la tristeza que les ha generado (“me lo merezco”, “fue mi culpa”, “no debí”, “eso me pasa por ser así”, etc.), algunas otras adoptan posturas condescendientes o auto-victimizadoras (por qué a mí me pasa esto?, por qué a mí si soy buena persona?) y también quienes sobredimensionan las experiencias (“todo me pasa a mí”, “solo me pasan cosas malas”, “nunca podré superarlo”, “es terrible lo que me está pasando”). En definitiva, este tipo de pensamientos o diálogos internos incrementan la intensidad de la tristeza y si éstos permanecen, pueden convertirla en una depresión. Con este apartado no quiero transmitir que las situaciones que nos entristecen no sean importantes o relevantes, si lo son, más bien te hago una invitación a que hagas consciente tus actitudes o pensamientos hacia lo que te sucede y hacia tus emociones y aquí la segunda recomendación, ni la culpa, ni la victimización, ni la sobredimensión resolverán lo que te tiene triste, por el contrario, solo te harán sentir incapaz de resolver y superar este momento.

Finalmente, para este tercer punto tomaré una situación que seguro has vivido o notado. Actualmente las redes sociales también constituyen un medio para expresar nuestras emociones, de manera que posiblemente has leído en Facebook publicaciones que expresen tristeza y dolor (la última que leí era algo como “despertarse en la madrugada y darse cuenta de que estas solo y que esa persona que amas ni siquiera piensa en ti y no le importas…” – me siento “devastado”). Bueno, si te has percatado de estas situaciones, habrás notado también lo que algunas personas comentan a este tipo de publicaciones; algunas demuestran apoyo, otras comprensión, o simplemente desean transmitir compañía. Esta situación no solo ocurre en las redes sociales, desde una perspectiva centrada en las relaciones interpersonales, la tristeza (sanamente manejada) nos conecta con otras personas, personas que pueden transmitirnos aquel cobijo o respaldo emocional que necesitamos; la tristeza mal manejada nos aísla, nos victimiza y nos hace querer decirle a todos lo mal que nos sentimos para luego poder decirles “no me entiendes”, “tú nunca has pasado por esto”, “para ti es muy fácil hablar porque no lo estás viviendo como yo”, etc. por eso la última recomendación que quiero hacerte es: permite que tu tristeza te conecte de la manera adecuada y con las personas adecuadas, no te aísles ni te victimices.

Reitero de nuevo, mi intención con este artículo es solamente brindar una guía general que sea útil si estás pasando por un momento triste y no sabes cómo afrontarlo, respetando la complejidad de las situaciones que vivimos cotidianamente y las diferencias personales. Te invito a compartir este artículo si te ha gustado, si conoces a alguien que se encuentre en una situación de tristeza o inclusive de depresión.

Por otro lado, si deseas una guía más profunda y un acompañamiento más personal, puedes comunicarte a nuestros números 1950891 y 9992627710, te brindaremos toda la información que necesites para comenzar un proceso de terapia personal, estaré contento por apoyarte.

No olvides seguirnos en facebook, regalanos un like, te mantendremos informado con nuestros artículos, así como nuestros eventos, talleres, pláticas, entre otras cosas, bienvenido a la familia #Psicomérida.


mikeee
Psic. Miguel Ángel Caamal Martín P
sicomérida, Especialistas en Psicología

promo articulo

Banner miguel

Read more...

Curso Taller: Amor y Pareja, Herramientas para una Mejor Relación

Les invitamos al Curso:

AMOR Y PAREJA, Herramientas para una Mejor Relación.

El Promo pareja 27 de julioobjetivo del mismo, es proporcionar a los y las participantes herramientas de análisis y reflexión sobre algunos aspectos básicos en las relaciones, tales como la idealización, la comunicación y la resolución de conflictos.

El Curso se impartirá en 3 módulos:

1)EL Amor Ideal Vs. El Real,- En el que analizaremos el impacto de las expectativas idealistas en la relación de pareja en comparación con las expectativas realistas. (27 de Julio)

2) El Placer de conversar.- En este módulo ejercitaremos las habilidades de conversación que promueven una comunicación más efectiva en la relación de pareja (3 de Agosto)

3) Los Conflictos y su Utilidad.- En esta última sesión, nos replantearemos el conflicto como una herramienta útil de reajuste en las dinámicas de la relación (10 de Agosto)

Cupo Limitado a 20 personas.

Reserva tu espacio al 1-95-08-91 o vía Facebook en Psicomérida, Especialistas en Psicología. La Inversión es de  $400 por persona (Incluyendo los 3 módulos) o $600 por pareja (Incluyendo los 3 módulos).

 

 

“La relación perfecta no existe, se construye día a día con esfuerzo y acciones”

*Se entregará constancia de participación al concluir el curso.

Read more...

10 maneras de apoyar la autoestima de nuestros hijos

10 maneras de apoyar la autoestima de nuestros hijos con problemas de conducta.
Lizzet Cervantes Pantoja
Maestra en Psicología Clínica Infantil.

adornogrupos2016

El tema de la autoestima por lo general no es un tema que suela aparecer en las preocupaciones de –la mayoría de- los padres de familia que asisten a mi práctica privada. Por supuesto, es válido preocuparse en primera instancia por el comportamiento que más nos causa dificultades con el niño o niña (llámese berrinches, desobediencia, baja tolerancia a la frustración, no saber controlar su enojo, etc.)… sin embargo, siempre que haya alguna dificultad conductual, es necesario considerar que la autoestima pueda estar afectada de alguna u otra manera.

Escuela PapaEs por eso que, por ejemplo, en los niños que “se portan mal”, pueda haber una autopercepción que lo lleve a pensar frases como “soy malo”, “todo lo hago mal”; o pensemos por ejemplo en un niño que no pueda controlar su enojo y eso lo lleve a gritar y patalear (y por supuesto, con el respectivo regaño por parte de los padres), es posible que este niño se sienta o perciba como inadecuado ante algo que no puede controlar y que “debería hacer”. Y qué decir de los niños que al desobedecer, reciben de los padres un “cuando te portas así, ya no te quiero”.

El papel de los padres se vuelve entonces de SUMA IMPORTANCIA (así con mayúsculas para resaltar la misma), ya que tienen que volverse este apoyo que da soporte y amortigua las conductas disruptivas, pero a la vez, no deja de dar afecto y acepta de manera incondicional al hijo. El presente artículo pretende dar algunas pautas para, precisamente, brindar apoyo aun en momentos en los que el comportamiento nos está sacando de nuestras casillas.

  1. Ten paciencia. Recuerda que el niño nos comunica también a través de sus conductas, si caemos en el regaño o los gritos, es probable que no lleguemos a escuchar de manera tan clara el mensaje que quiere darnos a través de su mal comportamiento. Relájate, respira y recuerda que tu eres el papá o la mamá.
  2. Aceptación incondicional. No hay nada peor para un niño que tiene dificultades para controlarse, que su figura más importante (llámese papá o mamá) le diga que “ya no lo va(n) a querer”… pónganse en el lugar del niño e imaginen que su proveedor de cuidados y afecto les diga algo así ¡imagínense que susto! Es importante que el niño sepa que aun cuando se porta mal, se le sigue queriendo. Ejemplo: “Hijo(a), sabes que te quiero mucho, PERO no es correcto que le grites a papá de ese modo”.
  3. Empatía. Como mencioné en el punto pasado… pónganse en su lugar: El niño está apenas en una etapa en la que se encuentra aprendiendo cómo funciona el mundo, cómo se controlan las emociones, quién es el, etc. Es ideal usar frases como “Entiendo que no tengas ganas de ir a la escuela, con este clima yo tampoco tendría ganas de ir, PERO sabes que es tu responsabilidad”.
  4. Poner límites. La nueva generación de papás y mamás, están preocupados porque sus hijos pasen el menor sufrimiento posible y por ello les compran todo lo que pide, les permiten o ceden ante muchas cosas (…demasiadas, me atrevería a decir), pero esto se vuelve contraproducente conforme avanzan los años. Ponerle reglas, límites y consecuencias (sin gritos, pero con firmeza) le da a los niños una estructura que se convierte beneficiosa para la seguridad en los niños pues, además de enseñarles cómo funciona la sociedad, ayuda a fomentar su autonomía y el propio monitoreo de sus conductas. Y sí, quizás se enoje cuando se le ponga el límite, pero a corto o mediano plazo, entenderá que es por su bien.
  5. Halagos y elogios. Me parece que esto ya se vuelve hasta un cliché cuando hablamos de autoestima, es por eso que en este punto quiero aclarar el modo de realizarlos… Es importante que los halagos o elogios sean REALES, es decir, que si lo vamos a halagar por un dibujo que ha hecho, es mejor elogiar los colores que ha utilizado o los trazos que hizo en lugar de algo como “Eres el mejor pintor del mundo”… porque quizás en un futuro, cuando intente serlo y no tenga del todo esa habilidad, pueda serle muy frustrante y no entender pues su mamá siempre le dijo que era el mejor del mundo. De igual manera, es ideal halagar el esfuerzo por realizarlo más que el producto final, por ejemplo: “Me parece que le has puesto mucho empeño a ese dibujo, te felicito”.
  6. Pasa tiempo de calidad con tus hijos. Entiendo que actualmente los tiempos son rápidos -y tecnológicos-… mamás y papás que trabajan, pasando mucho tiempo fuera de casa, pero que además cuando regresan han traído trabajo para la casa, o se encuentran enganchados al celular o computadora… Los niños de ahora están resintiendo esto sobremanera, me es común encontrar en la práctica niños que me dicen sentirse tristes porque mamá/papá “no me hace caso porque está todo el tiempo en el celular” y que responden sin dudar con un SÍ al hacerles la pregunta ¿Y te gustaría que pasen más tiempo contigo?. Darles tiempo de juego y recreación JUNTOS es otro de los puntos clave para apoyar la autoestima de los hijos, no necesariamente saliendo de paseos, al cine o a comer. Otras opciones (en las que incluso no se tiene que gastar dinero) pueden ser pasar tiempo jugando con los juguetes o juegos de mesa del niño, viendo películas juntos en casa, leyendo cuentos, etc.Escuelaparapadres2016
  7. Escúchalo y permítele tomar decisiones.Cuando ocurra cualquier situación (un reporte de la escuela, una pelea con otro niño, etc.), es indispensable indagar y preguntarle qué ha pasado, antes de emitir un regaño o consecuencia. De igual manera, apoya su autoestima escuchar las opiniones que él tenga que decir sobre cualquier tema o dentro de una conversación (a dónde le gustaría ir de paseo, qué opina sobre lo que le pasó a papá, etc.) esto lo hará sentirse aceptado e incluido.  En algunas ocasiones, es válido incluso permitirle tomar decisiones (qué ropa quiere utilizar, qué colores quiere para su cuarto, etc.) pues le da seguridad y autonomía. Este último punto tiene una excepción: no se le permite elegir cuando se trata de realizar una consecuencia ante un mal comportamiento o cuando se le pone un límite.
  1. Demuéstrale tu afecto. Esto va desde decirle cuánto lo queremos, hasta manifestaciones físicas de afecto (besos, cosquillas, abrazos, etc.). Con esto le enviamos el mensaje de que es una persona digna de ser querida y por supuesto, se sentirá amado.
  2. Evitar comparaciones. Nada de compararlo con Pedrito que es bueno en matemáticas, o María que es buena en natación… Todas las personas tenemos habilidades y capacidades diferentes y es ideal enviarle ese mensaje siempre que podamos.
  3. Darle privacidad. Los niños también necesitan privacidad. Evitemos hablar –mal-de él o su comportamiento ante otras personas (¡y mucho menos estando el niño presente!), y de igual modo, si alguien intenta hablar de ese tipo de comportamiento del niño con usted, es ideal apartarlo.

Como vemos, el trabajo en la autoestima de los hijos, también es trabajo de los papás. Si de alguna manera, aun realizando esto tenemos dificultades para apoyar la autoestima o conducta de nuestros hijos, es ideal buscar apoyo profesional que ofrezca nuevas estrategias tanto a los padres como a los niños.

No olvides seguirnos en nuestra página de Facebook “Psicomérida, Especialistas en Psicología”, estaremos publicando más artículos y eventos para toda la familia. Te invitamos también a conocer nuestra clínica de especialidades en psicología navegando por esta web, donde encontrarás información acerca de nuestras especialidades terapéuticas, trayectorias, etc.

Citas con la Psic. Lizzet Cervantes Pantoja al 1950891 o al 9991637477.

Banner liz

Read more...

El Secreto para una Relación de Pareja Saludable

El Secreto para una Relación de Pareja Saludable

Lamento que en las primeras líneas de este artículo tenga que desmitificar el título del mismo. La idea de esta artículo es reconocer que no existe un secreto o fórmula mágica para mantener una relación de pareja de forma saludable y plena, sin embargo, SI EXISTEN múltiples aspectos de la relación que podemos evaluar, analizar, reflexionar y mejorar a fin de construir la relación que todos y todas queremos.a-sexualidad-1

En los años que he trabajado en psicoterapia (9 en este 2016), he aprendido de y con las parejas que las relaciones requieren indistintamente una inversión de esfuerzo personal y emocional entre muchas otras cosas. Para no caer en tecnicismos y sin el afán de ser simplista, compararía una relación de pareja con un automóvil, donde conseguir el auto es solo el primer paso (como lo es iniciar una nueva relación) y en donde para que el auto cumpla su objetivo como transporte es necesario llenar el tanque de gasolina, revisar las llantas, el aceite, el funcionamiento del motor, la estética de la carrocería y más. Al igual que en una relación, para que esta cumpla su objetivo (independientemente del que sea) es necesario “inyectarle” la motivación adecuada, el compromiso, la pasión, intimidad, etc. y esto se ha de hacer necesariamente más de una vez en el ciclo de vida de la pareja, de hecho, tal y como un auto requiere gasolina cada dos o tres días, las relaciones humanas también necesitan estos cuidados, me atrevería a decir de modo más regular.

Por tal motivo, hoy les comparto 10 aspectos a considerar. Pueden ser utilizado como guías para evaluar la relación o como puntos a reflexionar sobre nosotros mismos, el objetivo es solamente aportar algo distinto a nuestras relaciones:

  1. Acuerdos y Contratos. Todas las relaciones funcionan con base en contratos y acuerdos. Aspectos tan sencillos como quién duerme de qué lado de la cama o quién paga la cuenta al salir a cenar, así como las grandes decisiones que involucran a la familia o a la pareja misma. Solo hace falta violar alguno de estos acuerdos para generar conflicto en la relación. Ante todo, es importante analizar si los acuerdos actuales son entendidos del mismo modo, si fueron consensuados, hablados o no, inclusive si están siendo funcionales (no tienen que serlo del mismo modo durante todo el ciclo de la pareja).
  2. La Congruencia. Tal vez este sea uno de los aspectos más importantes a reflexionar. ¿Hacemos lo que decimos?, ¿decimos lo que hacemos?, ¿nos comportamos de forma congruente con nuestra pareja?, ¿le dejamos saber lo que pensamos? En mi experiencia con parejas es bastante común ver discursos no muy congruentes con los objetivos de la relación e inclusive con los terapéuticos. Un ejemplo común podría ser: “te juro que tú eres lo más importante para mí” (sin embargo, el tiempo que paso contigo en nombre del trabajo es mínimo).
  3. Comunicación. Cuando la comunicación se convierte en la vía perfecta para reclamar y recriminar, cualquier interacción que busque “solucionar” alguna situación se convertirá en un desgastante campo de batalla. Es fundamental analizar si realmente nuestra forma de comunicarnos persigue un objetivo en común u objetivos individuales, así como si nuestros métodos son claros, asertivos y congruentes o si por lo contrario solo nos “deshagamos” en los momentos de conflicto.
  4. “Tu y yo somos uno mismo”. En etapas iniciales de las relaciones de pareja es común que queramos hacer todo con la persona en cuestión. Sin embargo, se corre el peligro de perder la individualidad necesaria para mantener una relación sana. En este sentido resulta fundamental evaluar si somos lo suficientemente autónomos o caemos dentro de una relación dependiente donde inclusive puede generarnos angustia estar separados de nuestra pareja.
  5. La Familia y los Valores Familiares. Es totalmente natural que cuando dos personas se encuentran en un contexto de pareja, depositen en la relación sus valores, creencias y costumbres de origen. El conflicto se genera cuando no reflexionamos sobre lo realista de nuestras expectativas, es decir, muchas personas podemos esperar que nuestra relación sea como alguna vez la soñamos (la soñamos usando como referencia solo nuestras experiencias y valores y no las de la otra persona). Es importante mantener una actitud abierta y sobretodo respetuosa con los valores familiares de la pareja. Establecer límites con las familias es también una práctica sana. Un número importante de parejas entran en conflicto cuando la relación (que se compone por 2) involucra a muchas más personas.6-pasos-mejorar-comunicacion-L-B2wr7j1
  6. Idealización vs. realidad. Como otros aspectos importantes en la relación, idealizar es una tarea vital en etapas tempranas de la relación, es la forma en la que nos “enamoramos”. El conflicto surge cuando generamos expectativas del otro mucho más basados en nuestras necesidades y no en la realidad, en lo que he observado y conozco de mi pareja.
  7. Los Sacrificios. En nombre del amor, ejecutamos sacrificios por la otra persona, lo cual no es necesariamente malo, exceptuando las relaciones en las que esto se convierte en la dinámica normal, esperada e inclusive demandada por el otro. Es importante reconocer que, si bien los sacrificios pueden entenderse como una expresión de amor entre las partes, este ha de estar bien delimitado y no como una práctica cotidiana.
  8. La Rutina. Es importante aclarar que la rutina y la monotonía no son necesariamente lo mismo. Los seres humanos y por ende las parejas requieren de una estructura diaria para realizar sus actividades y convivir. La monotonía por otro lado se refiere a una actitud apática en la relación y con la pareja. Si caemos en este tipo de actitudes es importante reflexionar si alguna situación nos está generando dichas actitudes, o se trata de una inconformidad, malestar que no he expresado o simplemente necesitan hacer cosas diferentes a las habituales.
  9. El Momento de Hablar. Se escucha muy a menudo que la comunicación en una relación es fundamental, por ende es importante considerar algunos aspectos básicos: el momento indicado (no solo en tiempo o situación, sino en actitud por parte de ambos), enfocarse en resolver una cosa a la vez (evitando así saturarse de otras problemáticas no relacionadas con el tema), y por último, mantener una actitud de escucha (validar lo que escuchamos de nuestra pareja) ya que para muchas personas dialogar pareciera significar “debatir” y además “ganar”.image (3)

Espero este artículo y las recomendaciones les sean útiles en su relación, no olvidemos la analogía del auto. Es importante todos los días hacer “algo” por la relación para que ésta funcione como esperamos. Si te has identificado con este artículo y tienes alguna duda o deseas una consulta personal o de pareja contáctame con toda confianza a través de este portal web.

Psic. Miguel Ángel Caamal Martín
Psicomérida, Especialidades en Psicología
999(195-08-91) o 9992-62-77-10
Mérida, Yucatán
Read more...