Blog, artículos y mas

SIN LÍMITES: Cuando le damos todo a nuestros hijos(as)

¿Qué pasa con los límites, cuando le damos de todo a nuestros hijos(as)?

Con frecuencia, sentimos que no queremos que a nuestros hijos les haga falta lo que a nosotros nos faltó, desde cuestiones económicas, tiempo en familia, tiempo de juego, etc. lo cual nos lleva, a dar sin medida, a que “no les falte nada”, a que basta con que lo pidan, para que lo tengan.

Desafortunadamente, esto no permite que se genere en los hijos la capacidad de esperar, la capacidad de ilusionarse, motivarse para poder conseguir lo que deseen, y estos procesos son necesarios, para tener un desarrollo saludable a lo largo de la vida. Sin darnos cuenta, en vez de hacerles un bien, les hacemos un mal.

A través de mi experiencia como psicoterapeuta, he visto que es frecuente en la sociedad actual, el miedo de ser “malos padres”, y al querer ser los mejores, lo confundimos con  querer ser amigo de nuestros hijos, no debemos olvidar que la labor de los padres es la de educar, enseñar, y forjar las primeras relaciones de amor y cuidado, que sin duda serán las relaciones que nuestros hijos establecerán en un futuro, por lo que “ser papas” va mucho más lejos de “caerles bien” y “consentirlos en todo”, no quiero decir con esto, que me refiero a tener una mala relación con los hijos, podemos llevarnos bien, ser cercanos, tenernos confianza, sin embargo, en los amigos hablamos de una relación de iguales, a diferencia de los padres, quienes son los encargados de poner los límites, y no viceversa.

Ser padres capaces de poner límites, no se relaciona con imponer, con no escuchar, con no ceder en ocasiones, sino todo lo contrario, se relaciona con analizar, escuchar, dialogar, y entender; permitiendo comprender qué es lo permitido, y qué es lo no permitido; pero existe una línea muy delgada entre ser permisivos-poner límites- y querer “robots”, es por eso que, a continuación les comparto algunos elementos a tener en cuenta, al momento de establecer límites con los hijos:

1) Ser objetivo, no se trata de poner límites por poner, sino más bien, que los límites establecidos a los hijos tengan una razón de ser válida, y vayan más haya de la comodidad propia, es decir buscando lo mejor para los hijos, no se trata de solicitarle que se “porte bien”, o que se “quede sentadito” para que no te distraiga, se trata de poder transmitirle que el límite esta dirigido al cuidado y crecimiento de su persona.

2) Comunica, explica y escucha, dado que poner límites, es con la finalidad de ayudar a los hijos, es importante ser claros al momento de ponerlos, no asumir que los hijos lo saben, si no más bien, hablarlo las veces que sea necesario, no imponer, explicarles el motivo por el cual se les solicita, y escuchar la opinión de los niños, esto nos ayudará como papás a saber qué tan claros somos al momento de explicar y hacerles solicitudes, así como a los niños para sentirse escuchados y ejercitar el pensamiento de lo que se les solicita.

3) Negocia, en algunos casos, será necesario transmitir a los hijos, que sus padres son flexibles, y dependiendo del motivo, pueden hacer algunas excepciones, sin embargo, esto deberá ser al momento de establecer él limite, debido a que si se es posterior, será importante escucharlo, pero ser firme, tal y como lo menciona el siguiente punto.

4) Firme en el cumplimiento, es muy importante, ser firme, contundente, y continuo en el cumplimiento de los límites con los niños, debido a que la constancia es lo que permite que los límites logren dar estructura, es decir, si en una ocasión establecemos límites, pero hacemos excepciones constantes, él limite no se registra y por tanto no cumple su función.

5) Congruente, es necesario predicar con el ejemplo, en este sentido, si el límite solicitado es respetar las cosas de los demás y no tomarlas sin permiso, es importante que si el niño por algún motivo hace lo contrario, por más gracioso que resulte no reírse ante la conducta, para no enviarle el mensaje de que es una conducta aceptada; también es importante que vea que sus padres, respetan las cosas de sus hijos, e incluso entre ellos, respetan la privacidad de sus cosas.

Finalmente, los niños por etapa de desarrollo, necesitan límites, mismos que les den contención, los límites les permiten sentirse seguros, les permiten sentir que no están solos, que los límites los protegen, por lo que no dudes en establecerlos.

   El presente artículo pretende dar algunas pautas para la gran tarea de ser padres, mismo que espero les sea útil. Sin embargo, si aun sabiendo la importancia de los límites, sientes que te cuesta trabajo establecerlos, o bien, a tu hijo le cuesta trabajo respetarlos, generando dificultades frecuentes en la crianza, es ideal buscar apoyo profesional que ofrezca nuevas estrategias tanto a los padres como a los niños. Quedamos a tus órdenes.

Read more...

¿Por qué es importante abrazar a nuestros hijos?

La Importancia de abrazar a nuestros hijos…

Antes de entrar en materia, me atrevo a solicitarte que respondas para ti mismo(a) las siguientes preguntas:

¿Cuándo fue la última vez que abrazaste a tu hijo o hija?

¿Qué tan frecuentes son los abrazos entre ustedes?

¿Cuánto tiempo pasa entre cada demostración de afecto?

¿De qué maneras le demuestras tu afecto?…

Si las respuestas a estas preguntas te hicieron notar que las demostraciones de afecto (caricias, besos, abrazos, frases amorosas) con tu hijo o hija ocurren de manera frecuente y constante, entonces ¡sigue así!.

Si por otro lado, te diste cuenta de que no ocurren tanto (ya sea por trabajo, ocupaciones o incluso por no sentirme cómodo expresando el afecto), quizás este artículo pueda servirte para conocer la vital importancia del afecto en el vínculo con los hijos.

Es importante mencionar, que al hablar de vínculo nos referimos a la relación del niño con la madre, el padre, e incluso con su ambiente (su alrededor). Considero necesario hacer el siguiente encuadre… el ambiente para el niño o niña, normalmente queda reducido a la familia (y la escuela, cuando comienzan a asistir). Por tanto, imagina ya desde ahora, por qué es necesario que el infante cuente con un ambiente seguro y afectivo… porque prácticamente, al inicio de su vida, ¡es su todo!.

Con base en estas primeras experiencias de vida (ya sean amorosas y afectivas o inseguras e inestables) el niño o niña asimilará su propia idea de cómo es el mundo que lo rodea y cómo se desenvolverá en el mismo. Prácticamente, el cómo me vinculé con mis padres, determina mi seguridad, confianza y autoestima a futuro.

 Una investigación realizada en los 60’s por un psicólogo americano llamado Harry Harlow fue parteaguas en el área, con sus resultados se demostró que el vínculo (con la madre, en este caso), va más allá de la simple satisfacción de necesidades alimenticias y que la falta de esta sensación de afecto, puede generar incluso graves afecciones psicológicas.

Los experimentos se realizaron con monos bebés y fueron de la siguiente manera:

Harlow diseñó dos muñecos que fungían como la madre, uno de alambre con un biberón para alimentar al mono, y otro de trapo. Los monitos pasaban la mayoría del tiempo con la muñeca de trapo (que daba confort y seguridad), cambiándose a la muñeca de alambre exclusivamente para alimentarse, regresando siempre a abrazar a la muñeca de trapo.  En otra parte del experimento, se les mostraba a los monitos otros muñecos que parecieran amenazantes y ocurrió lo siguiente: los monitos que pasaron tiempo con la mamá de trapo, se iban directo a ella y algunos incluso mostraban conductas en las que intentaban defenderse de él; por otro lado, los monitos que fueron separados desde muy pronto de su madre y no se les ofreció la muñeca de trapo, se iban corriendo a un rincón, mostrando conductas de temor, inseguridad, entre otras.

Para Harlow, esto demostró que el contacto físico brindaba a los niños confort y seguridad que necesitaban para un desarrollo adecuado y promovían un adecuado vínculo o apego con su cuidador (a).

Han sido muchísimos los psicólogos que han referido el contacto como algo vital. Incluso, considerándolo como la base para que el niño o niña a futuro pueda confiar en sí mismo y en los demás; transmitir y amor de maneras adecuadas; y, realizar conductas de auto-apoyo, y brindar apoyo adecuadamente a los demás.

Entonces, dada su vital importancia, te ofrezco las siguientes recomendaciones para mejorar o seguir trabajando el vínculo afectivo entre tus hijos y tú. Además de cubrir sus necesidades fisiológicas básicas, es ideal lo siguiente:

  1. Abrázalo, bésalo… ¡genera contacto físico!

Juega con ellos, dales abrazos y caricias, vean películas en cama juntos, léele todas las noches antes de dormir acostados en su cama.

  1. Promueve la comunicación.

Más allá de la típica pregunta “¿cómo te fue en la escuela’”, atrévete a preguntarle sobre otras cosas relacionadas con su día “¿Cuál fue el momento más divertido hoy en la escuela?”, “¿Qué pasó en tu programa favorito hoy?”, “¿Algún momento del día te sentiste triste/molesto/temeroso?”. Considera los intereses de tu hijo o hija (aunque sean muy diferentes a los tuyos) para generar conversación. De igual manera, es ideal al momento de un conflicto, controlar tus reacciones emocionales para permitirle hablar sobre lo que ocurrió o lo que sintió al respecto.

  1. Dale un entorno seguro.

La seguridad se las brindamos desde el mero hecho de ponerles un horario de rutina (sin caer en lo autoritario o rígido), reglas claras y constancia en las mismas; hasta el manejar los conflictos de manera adecuada y respetuosa.

  1. Trabaja en ti mismo.

Si por alguna razón, te cuesta expresar o recibir afecto (en general o a tus hijos), es importante que revises qué te ha llevado a ese estado. Es recomendable en estos casos, el apoyo de una Terapia psicológica personal, para trabajar en este tema y por consiguiente, mejorar la vinculación con los demás.

Si por alguna razón, aun con estas ideas, te es difícil acercarte y demostrarle afecto a tu hijo o hija, o has notado que por más que lo intentas no logras hacerlo, es recomendable buscar la ayuda de un profesional. No dudes en contactarnos.

Recomendaciones

 

 

Read more...

¿RECUERDOS DOLOROSOS? Cuando la vida nos ha marcado.

¿RECUERDOS DOLOROSOS? Cuando la vida nos ha marcado.

Posiblemente nos sea familiar la frase: Recordar es volver a vivir”. Frase que al referirse a los recuerdos hermosos de antaño o de nuestra infancia pueden generar mucha satisfacción, pero ¿qué sucede cuando estos recuerdos son dolorosos, difíciles de manejar?. La frase aplica del mismo modo, recordar es volver a vivir el dolor y la perturbación que nos generó en su momento.

Si revisas tu vida en retrospectiva, posiblemente tengas una idea general de si ésta ha sido más satisfactoria que dolorosa. En ocasiones tal vez esto no sea tan claro, en otras posiblemente nuestra impresión sea de que hemos vivido más adversidades y dolor que cosas positivas y placenteras. La relevancia de esto reside en que la calidad de vida, el bienestar emocional e incluso la salud mental se relacionan directamente con la ausencia o presencia de experiencias traumáticas y el procesamiento de éstas en el cerebro.

Los Traumas Psicológicos

Un trauma psicológico se refiere al estado resultante de una situación en la que las personas experimentan un alto grado de perturbación emocional (tristeza, dolor, ira, miedo, etc). Estos altos grados de perturbación o de intensidad en emociones desagradables saturan el Sistema de Procesamiento de Información del Cerebro, resultando en un almacenamiento desadaptativo o disfuncional de las experiencias, un trauma psicológico. Los traumas se caracterizan por recuerdos saturados de información desadaptativa tales como emociones perturbadoras, pensamientos autoreferentes disfuncionales, sensaciones físicas y fisiología desagradable y en ocasiones la fragmentación de los recuerdos (en casos de extrema perturbación). Situaciones aisladas como accidentes, crímenes (siendo la víctima) como intentos de homicidio, asaltos, abuso sexual, desastres naturales, etc. pueden resultar en traumas psicológicos generando cuadros clínicos como de Estrés Postraumático, Estrés Agudo o Continuado, etc. Sin embargo situaciones de vida como ambientes hostiles, relaciones negativas con los padres u otros eventos en la historia del desarrollo también pueden constituir traumas; por ejemplo, algún padre con problemas de alcohol y violencia, un ambiente depresivo en casa durante muchos años, abuso físico en la escuela (bullyng), separación o divorcio de los padres.

¿Cómo nos afectan?

Las consecuencias de las experiencias traumáticas pueden ser múltiples e impactar fuertemente en nuestra calidad de vida. En los casos más extremos se desarrolla sintomatología clínica susceptible a ser diagnosticada como el caso del Estrés Postraumático, Trastornos del Estado de Ánimo como la Depresión y la Distimia. Los Trastornos Alimentarios (Anorexia-Bulimia), Los comportamientos adictivos y los trastornos de ansiedad también pueden tener su origen en Traumatología Psicológica. En otros casos el impacto puede verse reflejado en fuertes inseguridades personales o en el autoestima, así como en dificultades para manejar situaciones específicas como relaciones interpersonales o de pareja, laborales, sociales, etc. 

¿Qué hacer? 5 Recomendaciones.

1.- Revisa en retrospectiva tu vida. El primer paso es evaluar nuestra vida y experiencias de la forma más equilibrada posible. Centrarse solamente en lo negativo y doloroso de nuestra historia hará que el panorama presente  y futuro sea muy desalentador. En  nuestra vida también ha habido momentos placenteros y cosas positivas, relaciones sanas y figuras de afecto. ¿qué papel le hemos dado a ello?, escribe tu autobiografía, es un ejercicio muy útil.

2.- Vincula o relaciona. Comprender la forma en la que se relaciona nuestra situación emocional y mental con nuestras experiencias de vida, en particular las traumáticas nos permitirá tomar un mejor control de las situaciones presentes.

3.- Identifica. Encuentra en tu historia los eventos o circunstancias significativas, tanto los positivos (para reforzarlos) como los negativos (para trabajarlos). Es decir encuentra en tu historia tus propias experiencias traumáticas. Aquellas que “sabemos” nos dolieron mucho, o que al recordarlas a consciencia aún generan alguna perturbación física o emocional, es decir, las que “siguen doliendo”.

4.- Cura. Debemos asumir que somos responsables de nosotros mismos, por lo tanto si algo nos duele, nos toca a nosotros mismos curarnos, sin hacer responsable a otros de nuestra vida, historia o emociones. Actualmente terapias como el EMDR (Desensibilización y Reprocesamiento por movimientos oculares) es la más reconocida y con fundamentos científicos para trabajar la memoria traumática y reprocesar todas las experiencias que representen traumas psicológicos. Al final del artículo dejo un link con más información de cómo trabaja esta terapia.

5.- Aprende. El resultado de todas nuestras experiencias (buenas y malas) debe de ser el aprendizaje, es adaptativo y funcional aprender de nuestras experiencias pasadas. Por supuesto, esto es posible cuando dichas experiencias ya no representan un trauma psicológico debido a que se han trabajado en algún proceso de terapia EMDR u otra Psicoterapia.


Si usted considera que esta información le es útil o puede ser útil para alguien más, le invitamos a guardar nuestra página y a compartirla, regularmente subimos información como esta a fin de proporcionar a la gente una guía práctica y breve sobre salud mental y bienestar emocional, así como calidad de vida. Para mayor información puede comunicarse al 9992-62-77-10 o al 195-08-91, con gusto resolveremos todas sus dudas al respecto.

 

 

 

 

 

Read more...

Relación en Crisis? Separarse podría Salvar su Relación

¿Separarnos podría salvar nuestra relación?

Posiblemente la palabra “Separación” es la más temida para las parejas. Muchas cosas nos pasan por la cabeza cuando escuchamos esa palabra, o la frase: “deberíamos separarnos”. Esto es porque la separación es entendida como el preámbulo a un divorcio en el caso de las parejas casadas o de una separación definitiva para aquellas que no. Sin embargo, hoy quisiera platicar acerca de cómo darle un uso funcional, positivo e incluso terapéutico a una separación, la cual a partir de este punto, entenderemos como temporal.

¿Qué es la STTF?

Entendemos por Separación Temporal Terapéutica Focalizada, como un método o intervención psicológica que consiste en promover entre las partes que componen la relación: mayor autonomía y autogestión emocional, desarrollo de habilidades interpersonales como comunicación y negociación, así como establecimiento de acuerdos; introspección y reflexión personal sobre los propios pensamientos, emociones y conductas en la relación, entre otras cosas. La principal característica de este método, como su nombre lo indica es la separación, sin embargo como parte de la terapia se van estableciendo situaciones y momentos en los que la pareja deberá reunirse y convivir con objetivos muy específicos y terapéuticos.

¿Cuándo es recomendable?

Hazte las siguientes preguntas: ¿siempre estamos peleando o discutimos por todo?, ¿ya ambos nos sentimos y notamos muy cansado de la situación?, ¿por más que intentamos hablar y solucionarlo, no llegamos a ningún lado?, nos queremos, sin embargo ¿la relación es más dolorosa que insatisfactoria?. Bien, si respondiste que sí a algunas de estas preguntas la Separación Temporal Terapéutica Focalizada puede ser una opción útil y efectiva para ustedes.

¿Qué esperar?

Para muchas parejas, el intentar una separación temporal incluso en este contexto terapéutico, puede generar ansiedad, esto debido a la dependencia emocional entre las partes o a inseguridades personales (p. ej. ¿Qué voy a hacer si me deja?), sin embargo, superar estas limitantes habilitará tanto a las personas como a la relación en sí, a un funcionamiento mucho más autónomo, finalmente la dependencia es de los principales obstáculos para hacer crecer una relación sana. Conforme se da el desarrollo del proceso, la consecución de los objetivos (específicos para cada caso), el trabajo personal y los encuentros programados, la pareja comienza a funcionar con patrones más sanos y dinámicas más útiles.

¿Cómo se trabaja en la Terapia de Pareja?

En Terapia de Pareja, primero el terapeuta valorará algunas características de la relación para constatar la pertinencia del método, en ocasiones otras formas de intervención pueden ser más adecuadas. Posteriormente, en conjunto con el terapeuta y en un ejercicio guiado de diálogo y establecimiento de acuerdos, la pareja comienza a expresar sus inquietudes y posibles soluciones mediante contratos verbales tanto de convivencia como para el espacio de separación. Después, el terapeuta junto con la pareja -en sesión diagnóstica- identificará los focos relacionales y personales a trabajar a fin de establecer un programa específico de encuentros con objetivos. Las sesiones de terapia servirán como monitoreo y seguimiento para supervisar la efectividad del método. El tiempo de la terapia es muy relativo, pero al partir de un modelo de terapia breve, se calculan entre 8 y 10 sesiones (2 meses). Un tiempo relativamente corto para relaciones que llevan años en situación de conflicto.

Si usted o alguien cercano se encuentra en una situación de conflicto constante con su pareja, le invitamos a acercarse a nosotros, con gusto resolveremos todas sus dudas sobre este método o cualquier otro que pueda ayudarle con una guía profesional y científica a mejorar su relación de pareja.

Una relación insana y conflictiva impacta directamente en nuestra calidad de vida.

Read more...

Nuestra 1ra vez en Terapia de Pareja ¿Qué Esperar?

Nuestra 1ra vez en Terapia de Pareja ¿Qué Esperar?

tiempocompleto

Si es la primera vez que estas considerando la Terapia de Pareja como una alternativa para mejorar tu relación, felicidades. Romper nuestras limitaciones, prejuicios y mitos con a fin de permitirse vivir experiencias nuevas y sobretodo constructivas es parte de la responsabilidad de nosotros mismos, nuestras relaciones y bienestar.

Sin embargo, posiblemente no sepas qué es la Terapia de Pareja o en qué te puede ayudar exactamente, cómo es una sesión o qué resultados puedes esperar. Por tal motivo te recomiendo que continúes leyendo este artículo para despejar algunas dudas y clarificar expectativas.

¿Qué se hace en la Terapia?

En la terapia de pareja, los miembros que la conforman acuden a una primera sesión en la cual el terapeuta les tomará algunos datos generales de utilidad para comenzar a comprender la dinámica general de la relación, como por ejemplo los años que llevan juntos, si al momento de la terapia viven juntos o no, si ha habido separaciones significativas, la existencia de hijos, etc. En las sesiones, ambos tendrán espacio para hablar y expresar libremente sus conflictos, pensamientos o ideas, emociones, etc. Sin embargo, en el contexto de la terapia, el psicólogo les ayudará a generar las condiciones para que dicha expresión sea positiva y funcional y no neurótica o negativa; ayudará a definir los espacios de tiempo para usar la palabra de ser necesario y realizará las retroalimentaciones necesarias para facilitar el logro de las metas terapéuticas.image-311

Establecer objetivos o metas comunes es la primera labor del terapeuta y de los consultantes, es decir, promover que a través del diálogo y una comunicación asertiva, los 3 involucrados (pareja + terapeuta) definan una problemática(s) en común y su respectiva meta o metas. Esto requiere de mucha voluntad y compromiso de parte de la pareja.

Una segunda tarea a realizar en la terapia, es el comprender y ejercitar aspectos básicos para una relación sana, así como otros que pudiesen ser más específicos y relacionados con la problemática(s) concreta(s) en el caso de que las hubiese. Por ejemplo, la comunicación es un pilar para lograr avance en cualquier resolución de conflictos; por tal motivo se le ayuda a la pareja a entender sus patrones de comunicación y posteriormente se ejercita con ellos en la sesión y a través de ejercicios, en casa, estilos de comunicación más funcionales, disponibles y adecuados para ellos.

En la resolución de cualquier tipo de conflicto, también es necesaria la capacidad de negociación y de formulación de acuerdos entre las partes. Esta es una necesidad actual de muchas parejas; por tal motivo, en las sesiones el terapeuta les ayudará a entender cómo la forma en la que la relación funciona de manera general, pero también en puntos específicos. El objetivo es que ambas partes comprendan que negociar para llegar a acuerdos es una estrategia mucho más efectiva que la imposición o la estipulación automática e inconsciente de dichos acuerdos.a-sexualidad-1

Un tercer aspecto importante a considerar en la Terapia de Pareja, es cuando las limitaciones personales, ya sean de carácter, actitudes, compromiso, etc. están dificultando el progreso de la terapia, esto puede ocurrir por parte de uno o de los dos miembros de la pareja. Cuando el terapeuta identifica alguna limitación de carácter personal, serán necesarias algunas sesiones individuales para comprender, aclarar y facilitar la disolución de tales limitaciones, así mismo, estas sesiones son espacios excelentes para que cada uno de los involucrados exprese cómo se ha sentido en la terapia y hable de los avances percibidos con mayor libertad.

¿Cuánto Tiempo?

Cada caso es diferente, como lo es cada sesión. La cantidad de sesiones o de tiempo requerido depende de muchos factores, por ejemplo, el tiempo de la relación, el tiempo, intensidad y frecuencia de los conflictos, la disposición y actitudes de la pareja misma, los objetivos o metas que se planteen en función de las expectativas de la pareja, el tipo de conflicto en particular, etc. Sin embargo, los esquemas terapéuticos actuales buscan ser cada vez más eficientes y se basan en modelos de Terapia Breve y de Terapia basada en Evidencias, de manera que se trabajan situaciones o conflictos específicos en pocas sesiones; el proceso solo deberá prolongarse en la medida que la pareja desee seguir conociendo, comprendiendo y mejorando su relación, consiguiendo así diversas metas terapéuticas.

¿Qué beneficios obtenemos al ir a Terapia de Pareja?

La lista de beneficios que resultan de una terapia de pareja es tan larga como la pareja lo desee y experimente con apertura y compromiso su proceso, sin embargo, podemos nombrar algunos de manera general:

  • Mejora la Comunicación en Pareja.6-pasos-mejorar-comunicacion-L-B2wr7j1
  • Fomenta Perspectivas sobre la relación más objetivas y funcionales.
  • Identifica los recursos de la relación y sus miembros y les enseña a utilizarlos en su vida cotidiana.
  • Incrementa las capacidades de negociación, acuerdo y resolución de los conflictos.
  • Mejora las capacidades expresivas de los pensamientos, emociones y conductas.
  • Desarrolla actitudes afines al establecimiento de un mayor compromiso con la relación y con el otro.
  • Fomenta la intimidad entre los miembros.
  • Favorece la expresión y experiencia de la sexualidad.
  • Incrementa los niveles de satisfacción en la relación, así como de bienestar emocional de cada una de las partes, por ende, mejora la calidad de vida.
¿Qué hago si me pareja no quiere ir?

descarga (1)En definitiva, es preferible que ambas partes acudan al proceso de terapia, sin embargo, es común que alguno de los miembros se encuentre un poco resistente a esto por múltiples motivos. En estos casos la recomendación es que la parte interesada comience un proceso personal en el que es posible trabajar para lograr cambios personales importantes y necesarios que repercutirán en sí mismo(a). De esta manera se consigue indirectamente un incremento en las posibilidades de cambios positivos en la relación. En nuestra experiencia lo más común que posteriormente la parte que al principio se negaba a participar, se involucre paulatinamente en el proceso.

Por último, te compartimos un testimonio de éxito en este proceso y te invitamos a continuar trabajando todos los días por una relación sana y satisfactoria.

“Nunca había platicado con mi pareja de cosas tan importantes en frente de alguien extraño, al menos en ese momento, con el tiempo agradecía que esa persona extraña estuviese ahí para ayudarme a expresarme mejor y para ayudarme a entender mejor lo que mi esposa me quería decir, donde yo veía reclamos y regaños, el psicólogo veía un mensaje y le ayudaba a ella a decírmelo mejor y a mí a estar más abierto a escucharla, en mi experiencia eso marco un antes y un después en nuestro matrimonio”  (P. M. 42 años)

Si deseas más información no dudes en contactarnos, con gusto resolveremos tus dudas al respecto, puedes comunicarte al 999195-08-91 o al 9992-62-77-10. También, te invitamos a navegar en nuestro sitio web en donde encontrarás más información sobre nuestros servicios, terapeutas y sus especialidades, experiencia, así como las alternativas que tenemos para ti a favor de tu bienestar personal y emocional y el de tu familia.

miguel-jp

 

 

 

promo articulo

Read more...