Peleas entre hermanos: ¿qué hacer cuando tenemos un ring en casa?

 Pareciera ser que nadie que tenga niños en casa se salva de escuchar gritos y de ver golpes entre ellos, en ocasiones, o tal vez con cierta frecuencia.  Los conflictos entre hermanos suelen estresar mucho a los padres quienes tienen que lidiar con esta situación que parece no tener fin.  La buena noticia es que de cierta forma el conflicto tiene una función muy útil ya que los ayuda a desarrollar aún más su empatía y aprenden a respetar y a resolver problemas con otras personas.

 

¿Cuáles son algunas de las causas más comunes de los conflictos entre hermanos?

  • Quieren el amor y la atención de los padres.
  • No saben compartir.
  • Sienten envidia del hermano (a)
  • Sienten celos
  • Defienden lo que consideran su territorio

Si los conflictos son el pan de cada día en casa te ofrezco algunas sugerencias que podrán ayudarte a manejar estas situaciones. Recuerda que debes ser constante y respirar profundamente para poder ayudar a tus hijos.

Lo que NO debes hacer:

Hacer comparaciones entre ellos.  El mensaje que le estás dando al niño es que su hermano es mejor que él y esto fomenta los celos, la rivalidad y los aleja aún más de la relación armoniosa que se espera que tengan. Las comparaciones ya sea en el sentido positivo o negativo van generando una carga en el niño que puede dañarle más de lo que pensarías. Recuerda que cada niño es único y es mejor señalar sus habilidades, capacidades, fortalezas, debilidades, etc. y si acaso compararlo con sus propios avances o retrocesos.

Perder la paciencia. Cuando hay pleito, sobre todo en el caso de gritos y golpes, es señal de que los niños han perdido el completo control de su emoción y lo que necesitan del adulto es que les ayude a regresar a esa estabilidad en la que se encontraban. Perder la paciencia con ellos no solo no ayuda sino que hace más grande el conflicto.

Condicionar tu amor hacia ellos. Un error muy común que cometen muchos padres para tratar de conciliar el pleito es decirle a uno de los hijos o ambos que si no dejan de pelear ya no se les va a querer. Si esto no es así ¿por qué le sembrarías ese temor?

Juzgar a alguno de ellos y hacerle ver como el culpable. Si tomas el lugar de juez y evalúas la situación de tal manera que dejas claro quién es el culpable, lo estarás dejando en desventaja ante el otro. Esto a la larga genera mucha rivalidad y conflicto entre ambos. Trata de escuchar las dos versiones y entender que los dos pudieron tener una razón válida, en ese caso la consecuencia sería para ambos o la reparación del daño.

 Lo que SI debes hacer:

Establecer reglas y límites claros. Es muy importante para toda convivencia, establecer reglas y límites claros de los cuales los padres deben dar ejemplo. Las reglas familiares pueden crearse en conjunto y no sólo ser impuestas de esta manera se les hace sentir involucrados y tomados en cuenta.

Establecer tareas cooperativas. De esta forma se estará fomentando el trabajo en equipo. Por ejemplo, hacer postres juntos, tarde de cine en casa o hacer un experimento entre todos.

Mostrar congruencia. De nada sirve decirle a los niños que no se peleen o no se insulten si estás todo el día peleando. Siempre es buena idea modelar a los hijos las conductas que se esperan de ellos como puede ser el respeto, la tolerancia, la escucha activa, la resolución del conflicto, etc.

Fomentar la empatía. Es importante que los niños sean capaces de ponerse en el lugar de los demás, solo así podrán respetarlos y entenderlos. Si tratas de tomar como ejemplo para el niño, algo que le hizo o dijo al otro y le preguntas ¿Cómo crees que se sintió cuando tú le dijiste tonto o cómo crees que se sintió cuando le pegaste? Le ayudarás a conectar con la emoción del otro.

Fomentar el diálogo y la resolución de conflictos. Si desde pequeños les enseñas a tus hijos a hablar de sus emociones y fomentas en general la comunicación será más fácil para ellos hablar para resolver. Puedes animarles cuando estén más tranquilos a exponer sus propias alternativas para solucionar el problema

Enseñarles a compartir y elogiar esa conducta. Los niños deben aprender a compartir con los demás sus juguetes, comida, tiempo, etc. lo que no a todos les gusta pero cuando lo haga de manera espontánea aprovecha para felicitarle por su conducta.

Brindarles espacios personales.  Es importante que sientan que cada uno tiene su espacio para cuando lo necesite y que también tiene su lugar con los padres, es decir, buscar actividades que el padre y madre realicen solo con uno de los niños y después con el otro.

Ser equitativos. Una de las razones por las que más se pelean los hermanos es por la percepción que tienen de que al otro se le da más (ya sea amor, atención, cosas materiales, etc.) Recuerda tener esto presente y busca la manera de darles por igual a todos.

Cuándo buscar ayuda profesional

Si todo lo anterior no da resultados y la frecuencia de los pleitos no disminuye o sientes que la situación se te escapa de las manos es importante reconocer que tal vez se trate de una problemática que tenga que ver con el mal manejo emocional de alguno de los niños o de ambos o incluso con la falta de habilidades para solucionar conflictos. Buscar ayuda profesional no solo te permitirá obtener orientación como padre o madre sino que ayudará a tu hijos a desarrollar habilidades con las que aún no cuenten.

Escrito por: Psic. Liliana Aguirre

Esperamos este artículo haya sido de tu agrado y te invitamos a compartirlo con aquellos que lo puedan necesitar. Recuerda que Psicomérida somos una clínica en Mérida, Yucatán orientada a promover el desarrollo humano, salud mental y bienestar emocional de niños, adolescentes y adultos a través de procesos de terapia psicológica, terapia de pareja, psicoterapia infantil.

Si tienes alguna duda o requieres mayor información puedes contactarnos al 195-08-91, con gusto te orientaremos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo Información
!Ahorra tiempo y agenda en linea! 📱

No te vayas con alguna duda, envianos un mensaje y con gusto te apoyamos. ¡Estamos para ayudarte!

Abrir chat