¿Qué es realmente una infidelidad y porqué algunas personas son infieles?

No existe una definición universal cuando hablamos de infidelidad, podemos citar a varios autores y autoras que abordan el tema desde su experiencia y conocimiento como terapeutas de pareja y tienen textos accesibles al público general como son John Gottman, Sue Johnson, Shirley Glass o Esther Perel, sin embargo, algo que tienen en común es la  idea de que la infidelidad es una traición, una deslealtad, un acto donde se rompen acuerdos que se han creado con la pareja y donde hay una mentira de por medio, es por eso que lo que se considere infidelidad en una pareja es altamente variable a otra porque cada relación tiene sus propios acuerdos e incluso cada persona tiene sus propias ideas sobre lo que es o no es una infidelidad. Los acuerdos generados en las parejas en muchas ocasiones son implícitos lo que provoca que no se expresen claramente sino hasta que sucede alguna situación incómoda, desde ahí se puede afirmar que es importante que lo que se hable sobre este tema pueda ser explícito y que se generen arreglos a través de una negociación para poder llegar acuerdos mutuos sobre cuáles son los límites con los que cada parte se siente cómoda, respetada y capaz de ser responsable con lo acordado.

La infidelidad puede darse por muchas razones, pero no es justificable, se puede entender que haya temas de alejamiento emocional, insatisfacción sexual, búsqueda de nuevas emociones, etc. Sin embargo, ante cualquier situación o problemática personal y/o de pareja existen alternativas antes de optar por trasgredir los acuerdos de pareja. Si la persona que comete la infidelidad supiera el grado de afectación que puede ocasionar en su pareja, seguramente lo pensaría varias veces antes de romper los acuerdos. Es decir, se puede tener carencias en la relación de pareja, pero las carencias no son las que llevan a cometer una infidelidad, significan un riesgo, sí, pero siempre existen otras formas de abordar las insatisfacciones en una relación de pareja, el desafío está en entender cómo se llegó al punto de hacer algo que se sabe de antemano es una traición a la pareja y le va a provocar dolor.

Cuando una infidelidad ocurre, la crisis es variable, no es estática, es múltiple y no se sabe qué va a pasar (Dr. Navarrete-Aguilar Alejandro). La infidelidad es relativamente común en cualquier sociedad, en especial ahora que las personas viven más tiempo y se establecen en pareja con la expectativa de permanecer toda la vida juntos como cuando antes, cuando las personas se casaban jóvenes y la esperanza de vida era mucho más reducida que la actual. Citando de nuevo al Dr. Navarrete, lo que mata una relación de pareja es la traición.

A diferencia de lo que suele pensarse, la infidelidad puede ocurrir en matrimonios felices, puede no involucrar sexo e incluso no es por “no recibir suficiente en casa“ ya  que quien menos da en una relación es quien se encuentra en mayor riesgo de cometer una infidelidad. Es por esto último que cuando se habla de prevenir una infidelidad nunca se hace desde lo que una persona puede hacer para que la pareja no le sea infiel, sino más bien de las acciones que se necesitan hacer para no ponerse uno o una misma en riesgo de cometer una infidelidad.

Para recobrar la relación de pareja después de una infidelidad es importante tener muy clara la decisión de quedarse o irse, y saber que si se permanece implica un esfuerzo de ambas partes, y no solo de quien cometió la traición, para poder reconstruir y fortalecer el vínculo. Sin embargo, algo que contribuye bastante a comenzar la sanación es que se termine de inmediato la relación extramarital o paralela a la pareja, se ofrezcan disculpas sinceras desde el reconocimiento total de la responsabilidad de los actos cometidos, ya que en ocasiones suele manejarse malamente con una serie de justificaciones que lejos de ayudar crean más confusión

Finalmente, las probabilidades de recuperar y reconstruir la relación son bastante más altas si se hacen con el acompañamiento de un proceso de terapia de pareja que sin él, y mejora aun más si se lleva conjuntamente psicoterapia individual, una parte para identificar qué le llevó a darse el permiso de trasgredir acuerdos y la otra parte para poder ir trabajando y sanando las heridas emocionales provocadas por la traición.

Escrito por: Psic. Maria Fernanda Nudel del Valle

Esperamos este artículo haya sido de tu agrado y te invitamos a compartirlo con aquellos que lo puedan necesitar. Recuerda que Psicomérida somos una clínica en Mérida, Yucatán orientada a promover el desarrollo humano, salud mental y bienestar emocional de niños, adolescentes y adultos a través de procesos de terapia psicológica, terapia de pareja, psicoterapia infantil.

Si tienes alguna duda o requieres mayor información puedes contactarnos al 195-08-91, con gusto te orientaremos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo Información
!Ahorra tiempo y agenda en linea! 📱

No te vayas con alguna duda, envianos un mensaje y con gusto te apoyamos. ¡Estamos para ayudarte!

Abrir chat