El reto de enfrentar la desconexión emocional en nuestra relación de pareja

 

Convivir con nuestra pareja es una fuente maravillosa de felicidad. El amor, en todas sus manifestaciones, nos fortalece, nos mantiene alegres y nos motiva a enfrentar y responder positivamente a las demandas del día a día. Sin embargo, hay momentos en los que podemos llegar lastimar o salir lastimados fácilmente con un comentario ofensivo o un gesto que refleje rechazo, a veces sin darnos cuenta. Si la conexión de la pareja es segura, estos momentos serán superados con naturalidad, llegando incluso a favorecer el acercamiento y la comprensión mutua. En estos casos, la fortaleza de la relación y la confianza en la seguridad del otro son como una base firme que soporta los temblores que se generan con estos desencuentros. Por otro lado, si la relación de pareja atraviesa por un episodio de inseguridad, la sensibilidad a estos gestos puede ser suficiente para generar una explosión y poner en riesgo la estabilidad de la relación, lo que se refleja claramente en gritos, reclamos, acusaciones, ataques, etc. En estos momentos, perdemos la seguridad emocional, y reaccionamos con una actitud que pretende protegernos, aunque en la mayoría de los casos, no lo logra.

En este difícil escenario, hay algunas posibilidades de interacción disfuncional. Es muy probable que, en una dinámica negativa, las culpas mutuas alejen a los miembros de la pareja, dificultando, en esa posición, un reencuentro positivo y seguro. En esta dinámica, nos tornamos agresivos, pues intentamos defendernos uno del otro, del miedo a perder el control, lo que dificulta el establecimiento de la confianza mutua. También se suele recrear una estrategia de interacción en el que uno de los elementos se convierte en un perseguidor insistente, mientras que el otro toma una actitud de defensa y evitación. Esto refleja una de las escenas más comunes, en las que alguien intenta acercarse para obtener una respuesta, pero lo hace de una forma negativa y el otro huye, retrocediendo para evitar la confrontación. En este movimiento, el primero insiste en su aproximación, formando un círculo vicioso de ataque y evitación.  Por último, cuando las culpas mutuas o las persecuciones han lastimado demasiado a la pareja y sólo se logra sentir una profunda distancia emocional, ambos miembros terminan por alejarse, con el objetivo de protegerse del dolor que causan estos conflictos. Es como haber llegado a un punto en el que ninguno de los dos parece tener interés o esperanza en recuperar la conexión segura dentro de la relación.

La seguridad de nuestra relación tambalea cuando no recibimos la respuesta que esperamos de nuestra pareja. Es entonces cuando ponemos en marcha todas nuestras estrategias de protección, que se reflejan en una negativa a involucrarnos en lo sucesivo, convirtiéndonos en evitadores de momentos de vulnerabilidad. También podemos intentar exigir ansiosamente la respuesta que esperamos, generando una sensación de ataque que puede lastimar al otro.

Hay que saber que estas dinámicas son comunes en todas las relaciones de pareja, pero la frecuencia y la intensidad, dependen de la seguridad en la conexión amorosa. La peligrosidad de estos encuentros aumenta cuando la conexión es menos segura, haciendo que estos patrones de interacción lleguen a bloquear los intentos de reparación de los daños emocionales.

La estrategia que tomemos responde, naturalmente, a los aprendizajes de nuestras relaciones significativas del pasado y del presente. Pero no estamos condenados a repetir nuestros patrones disfuncionales permanentemente.  La fortaleza de un vínculo crece cuando nos decidimos a parar con las dinámicas que generan desconexión. La terapia de pareja representa una oportunidad para reconocer nuestras estrategias de interacción y generar conexiones seguras con nuestra persona amada.

Escrito por: Psic.  Heriberto Santana

Esperamos este artículo haya sido de tu agrado y te invitamos a compartirlo con aquellos que lo puedan necesitar. Recuerda que Psicomérida somos una clínica en Mérida, Yucatán orientada a promover el desarrollo humano, salud mental y bienestar emocional de niños, adolescentes y adultos a través de procesos de terapia psicológica, terapia de pareja, psicoterapia infantil.

Si tienes alguna duda o requieres mayor información puedes contactarnos al 195-08-91, con gusto te orientaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo Información
!Ahorra tiempo y agenda en linea! 📱

No te vayas con alguna duda, envianos un mensaje y con gusto te apoyamos. ¡Estamos para ayudarte!

Abrir chat