¿Cómo abordar la temática del COVID-19 con mis hijos?

Debido a la situación actual a la cual se enfrenta el mundo, es una realidad que la falta de información y claridad es uno de los peores enemigos para frenar el avance del virus. Pero ahora bien ¿Cómo debo manejar como padre el tema con mis hijos?

La respuesta es simple: de manera clara, honesta y a un lenguaje apropiado a su edad.

No podemos pasar por alto que la información puede llegar a los niños de diversas fuentes, y la mayoría de ellas sin pasar por nuestro filtro. Los pequeños absorben lo que observan y escuchan: de conversaciones ajenas, de medios eléctricos como la radio o televisión, e inclusive en de internet en donde los trending topics se han mantenido estas semanas con contenido relacionado al COVID-19 y su propagación.

Es recomendable que sean los padres quienes antes que cualquier otro, puedan ofrecer la información necesaria a los niños de forma segura y en conciencia de saber que los pequeños no quedarán con dudas, miedo o angustia.

Para ello es importante que mantengamos la calma, no evitemos hablar del tema por temor y nos informemos de medios verídicos, confiables y gubernamentales (como la página de la OMS). Recuerden que las emociones y sentimientos como tensión, miedo e inclusive la ansiedad, fácilmente son transferibles en el ambiente familiar.

Hablen con sus hijos acerca de las noticias de forma honesta para que logren comprender la importancia de los cuidados y medidas de higiene. Eviten brindar demasiada información, ya que pueden producir el efecto contrario: hacer sentir abrumado al menor.

Pregunten a sus hijos acerca de lo que saben o han escuchado del tema, es común que los niños más pequeños tiendan a exagerar o malinterpretar lo que observan o escuchan, profundicen en su sentir y ofrezcan datos que puedan ayudar a tranquilizar sus temores, por ejemplo: el bajo porcentaje de letalidad del virus, que los niños desarrollan pocos síntomas, que con medidas de higiene podemos mantenernos seguros, que existen muchas personas trabajando arduamente para encontrar una solución o que el virus no es propio de un sector poblacional (esto para evitar crear prejuicios étnicos).

¿Cómo ayudar a que sea más fácil realizar las medidas de higiene?

Recuerden que es más fácil que un pequeño observe e imite el comportamiento de sus seres cercanos cuando éstos se realizan de forma clara e inclusive innovadora.

Por ejemplo, varios centros educativos y de salud, implementan la higiene y aseo de manos en forma dinámica y lúdica, creando incluso una naturalización -y creación de hábitos- en el proceso: contar de dos en dos mientras nos lavamos las manos, establecer un juego de quién logra lavarse más las manos cada vez que tocamos una superficie expuesta, cantar una canción mientras lo hacemos etc.

El aseo de manos constante, mantener una distancia acorde entre una persona a otra, así como la evitación en la medida de lo posible del contacto físico, son algunas de las pautas que organizaciones de salud y gubernamentales han publicado a nivel mundial.

Con los niños resulta más complicado tener la certeza y responsabilidad de estas normas, debido a la energía, inquietud e inclusive falta de comprensión del tema. Por ello, es recomendable establecer horarios y rutinas que permitan tener un control de los hábitos e inclusive mantener ocupados a los pequeños. Si observas que tu hijo tiene la manía de llevarse las manos a la cara, mantén éstas ocupadas dándole algún juguete o objeto que absorba su atención.

Las rutinas deben intentar mantenerse lo más parecidas a su horario y día a día normal en la vida de sus hijos. Ya que lo más seguro es que la suspensión de clases y evitación social se extiendan por un tiempo, es recomendable establecer planes de acción para mantener al niño en su ritmo de estudio: una opción es preguntar directamente en la escuela algunos consejos o tareas para practicar y reforzar en casa lo visto en la escuela.

Recuerde que son los adultos quienes ayudan y pueden ofrecer la vía de comprensión de los niños: convirtámonos en una fuente de confianza y apertura, y sobre todo aprovechen estos tiempos en casa como oportunidades para fortalecer los lazos en familia que la vida laboral difícilmente permite.

Esperamos este artículo haya sido de su agrado y te invitamos a compartirlo con aquellos que lo puedan necesitar. Recuerda que Psicomérida somos una clínica en Mérida, Yucatán orientada a promover el desarrollo humano, salud mental y bienestar emocional de niños, adolescentes y adultos a través de procesos de terapia psicológica, terapia de pareja, psicoterapia infantil. Si tienes alguna duda o requieres mayor información puedes contactarnos al 195-08-91, con gusto te orientaremos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo Información
Abrir chat