¿Cómo evitar el mal uso de medios digitales en la infancia?

El mundo en el que vivimos ahora definitivamente no es el mismo de hace 10 o 20 años. Como es esperable, las sociedades evolucionan de diversas formas: la infraestructura crece y se “moderniza”, los problemas sociales se desarrollan a nuevas escalas y los avances científicos y tecnológicos parecen alcanzarnos (o sobrepasarnos) cada vez más rápido.

Según la UNICEF (2017), niños y adolescentes menores de 18 años representan aproximadamente uno de cada tres usuarios de internet en todo el mundo; y en algunos países, los niños menores de 15 años tienen la misma probabilidad de usar internet que los adultos mayores de 25 años. En México, los infantes resultaron el 59.5% de la población mexicana que se declaró usuaria de Internet, según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de Información en los Hogares del INEGI (2017).

Las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICS) son, valga la redundancia, tan nuevas que muchos padres y madres todavía no conocen maneras adecuadas de regularla en sus hijos; y podemos decir que es entendible, ya que los niños y niñas de ahora están creciendo en un mundo donde lo digital es lo “normal”, a diferencia de sus padres y madres, quienes muy probablemente pertenecen a la generación que creció en el momento de transición hacia este nuevo mundo. En mi experiencia como psicoterapeuta infantil y adolescente, he recibido de manera frecuente a familias en las que parte de las adecuaciones a realizar en la dinámica familiar son el poner límites a los medios digitales (desde la televisión, hasta los celulares y las “tablets”).

   Diversas pruebas empíricas nos han revelado que niños y niñas están accediendo a internet a edades cada vez más tempranas (UNICEF, 2017). Incluso, de manera coloquial aseguramos que los bebés parecen nacer ahora “con el celular en la mano”. Por supuesto, el tipo de sociedad en la que vivimos (de consumo) tiene una influencia grande en este tipo de comportamientos; quienes desarrollan este tipo de tecnología, al parecer, han notado que hacer dispositivos específicos para bebés y niños es muy rentable (Y si no me creen, pueden realizar una búsqueda en Google con las palabras “Tablets para bebés” y comprobarlo ustedes mismos). Por mera curiosidad y con el fin de compartir la información en este artículo, realicé una búsqueda en Amazon con la frase “Tablets para niños” y me apareció:  Más de 40,000 resultados para “tablets para niños”. En lo personal, me es alarmante.

Afortunadamente, la Asociación Americana de Pediatría (AAP), ha establecido ya un número de horas adecuadas para el uso de pantallas y medios digitales en la infancia, que les comparto a continuación:

EdadRecomendación
Menores de 18 mesesEvitar el uso de dispositivos y pantallas.
De 18-24 mesesEs posible introducirlos poco a poco a los medios digitales, pero con contenido de calidad y con acompañamiento (ayudarles a entender lo que ven).
2-5 años1 hr por día (contenido de alta calidad y acompañamiento (ayudarles a entender lo que ven).
6 años en adelanteEstablecer límites  en el tiempo y que no interfiera con áreas como el sueño, la salud y la actividad física.

 

Además, en investigaciones recientes de la AAP, se han reconocido las potenciales consecuencias negativas de la exposición de infantes a medios electrónicos: El mal uso de estos se ha asociado con la falta de interacción entre cuidador-niño(a) (teniendo esto una repercusión enorme en el vínculo y la seguridad personal del infante), con una reducción en las actividades cognitivas, de lenguaje y/o en las capacidades de motricidad gruesa (correr, brincar, saltar…) e implicaciones en la salud del infante (por ejemplo: la obesidad).

Por supuesto, la tecnología digital ha traído consecuencias favorables a nuestro mundo, ha logrado conectarnos a personas y oportunidades que, de otro modo, no tendríamos. Sin embargo, como padres y madres, nos toca mantenernos al ritmo de estos cambios, informándonos sobre beneficios y riesgos, considerando que la infancia es una etapa vulnerable en la que se requiere constante supervisión.

Por dichas razones, las sugerencias para un adecuado manejo de los medios digitales son las siguientes:

  1. Revisa tu propio comportamiento con los medios digitales y el internet.

¿Cómo observan tus hijos el uso que le das a tu dispositivo?… Ellos aprenden de nuestras conductas todo el tiempo.

  1. Es necesario establecer tiempo libre de dispositivos.

Crea espacios donde la familia entera se “desconecte” del Internet y los dispositivos. Puede ser en la mesa a la hora de comer, al salir de paseo o a hacer deportes.

  1. La comunicación familiar es necesaria.

Es indispensable enseñarle a los niños y niñas a ser respetuosos en línea, así como hablarles de la seguridad (evitar contactar o responder a extraños, evitar subir información importante como su dirección, dónde estudian, etc.).

  1. Supervisa el contenido que tu hijo o hija consume.

Una idea es ver junto con ellos los programas o videos que ellos ven, hacerles preguntas de manera tranquila y natural. También es recomendable que junto con ellos veas los “ratings” o el número de estrellas o puntuación que el contenido tiene y compararlo con la opinión de tu hijo o hija para ver cómo está procesando los mensajes de dicho contenido. Esto les ayudará poco a poco a ser consumidores con criterio.

Recuerda, es normal sentirse confundido como padre o madre al momento de poner límites ante los medios digitales y el Internet; pero nunca es demasiado tarde (ni demasiado pronto). Infórmate más sobre los medios digitales adecuados (o no) para tus hijos, así como del contenido al que se encuentran expuestos; de hecho, existen diversas páginas o asociaciones (Una de ellas es “Common sense media” en español, pueden revisarla aquí: https://www.commonsensemedia.org/latino) que se dedican a difundir información y sugerencias para una navegación digital adecuada para niños, niñas y familias.

Si consideras que el uso de los medios digitales está fuera de control en tu familia, o les han traído más consecuencias negativas que positivas en la dinámica familiar, te sugerimos buscar ayuda profesional. Estamos para ayudarte.

 

 

 

 

 

 

 

 

1 Comment

  1. Mar dice:

    Aprendiz de todo, maestro de nada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo Información
!Ahorra tiempo y agenda en linea! 📱

No te vayas con alguna duda, envianos un mensaje y con gusto te apoyamos. ¡Estamos para ayudarte!

Abrir chat