Mitos Sobre la Terapia y el Apoyo Psicológico.

En mi experiencia como Psicólogo, escuché muchas veces la frase: “hace tiempo que pensé en venir pero pensé que lo podía manejar yo solo”, frase expresada de múltiples maneras. Admiro mucho la determinación de las personas que habiendo identificado algún malestar emocional o mental deciden hacer algo para enfrentarlo con sus propios recursos; ya sea con actividad física, mejorando hábitos de salud, incluyendo actividades sociales, altruistas, espirituales, etc., son capaces de sostenerse ante la adversidad de los momentos difíciles de la vida.
Por supuesto también escuché la misma frase de personas que pretendieron “manejarlo por ellos mismos” sin hacer algo realmente, tratando de evitar el malestar, negando las situaciones de adversidad o peor aún envolviéndose cada vez más en ellas como por ejemplo en relaciones de abuso y violencia, codependencia, auto-abandono, o simplemente sobreviviendo a la depresión sin identificar cómo día a día, la misma les cobraba un poco más de vida.
Sin embargo, este patrón de conducta, suele ser una respuesta generalizada ante la vida y manifiesta nuestro grado de actividad – pasividad de afrontamiento, de modo que quienes usualmente esperan sanar de la nada (sin descanso, medicamentos, buena alimentación) de sus enfermedades y simplemente las ignoran hasta que el cuerpo evita que este patrón continúe, también suelen hacerlo con su salud mental y emocional, la cual en la mayoría de las ocasiones ni siquiera se visibiliza para sí mismo.
Los 3 mitos más frecuentes que escuché en la consulta acerca del acto de pedir ayuda a un especialista de la salud mental y emocional han sido:
  1. “El Psicólogo/Psiquiátra es solo para cuando ya estás muy mal”.-

Desgraciadamente bajo ese estilo de pensamiento, a consulta llegan personas que han limitado su vida y usado una gran cantidad de energía en “sobrevivir” a su malestar durante muchos años, cuando el deterioro no solo es emocional, sino también cognitivo, conductual, relacional, social, familiar, laboral e inclusive físico. Por supuesto las ciencias del comportamiento humano han estudiado la progresión y desarrollo de los Trastornos Emocionales y de Ansiedad, así como los mentales y neurológicos, así mismo han desarrollado protocolos de intervención para muchas de esas situaciones.
  1. “Si quieres salir de tus problemas emocionales, solo tienes que echarle ganas”.

Se cree que se trata solo de voluntad, cuando en realidad los avances científicos en investigación sobre neurociencias ha comprobado las limitaciones fisiológicas del cerebro humano en diversos trastornos mentales/emocionales, comprobando que la falta de motivación, la tristeza y desesperanza profunda, los ataques de pánico, etc., tienen una explicación bioquímica en el organismo y no solo son “falta de ganas”. A pesar de lo anterior, la Psicología cuenta también con enfoques y modelos de intervención de cambio conductual, canalización emocional y reeducación cognitiva que pueden influir gradualmente a nivel fisiológico, por supuesto al hacer la mancuerna con la medicación, los resultados son aún más prontos y significativos.
  1. “Para hablar con alguien, mejor se los cuento a mis amigos”.

Los Psicólogos recomendamos por supuesto una red de apoyo con la cual se puedan compartir experiencias y reforzar vínculos, creemos firmemente que el afecto es un componente esencial en la vida mental/emocional sana, sin embargo muchos de nuestros amigos y amigas no podrán reconocer la diferencia entre la tristeza y la depresión o los nervios y la ansiedad. La Terapia por su parte no se trata de consejos, sino del desarrollo de recursos de afrontamiento, lo cual implica no solamente escuchar a los pacientes en su malestar sino acompañarlos en su autocomprensión y análisis, modificación de conducta y autoaceptación de emociones, entre otras cosas; lo cual aunque pudiese sonar relativamente sencillo, existe un gran antecedente de literatura e investigaciones empíricas que documentan dichos procedimientos desde una amplia diversidad de miradas o enfoques sobre el comportamiento humano.
coachingPor supuesto existe una gran cantidad de mitos o creencias adicionales sobre la terapia o el apoyo profesional en la salud mental, creo que es importante que revisemos nuestras creencias y mitos sobre la terapia como una forma de ampliar las posibilidades y recursos con los que pudiésemos contar para afrontar el malestar emocional y mental resultado de las adversidades cotidianas.
Si has llegado a este punto del artículo, espero que el mismo logre la función de invitar a una breve reflexión sobre la manera y el grado de actividad o pasividad con la que nos hacemos cargo de algo tan valioso como nuestra salud mental y emocional.
Si te has identificado con el artículo o conoces a alguien a quien le pueda aportar, no dudes en compartirlo. También te invito a estar pendiente cada lunes de otros temas abordados por nuestro equipo de especialistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deseo Información
!Ahorra tiempo y agenda en linea! 📱

No te vayas con alguna duda, envianos un mensaje y con gusto te apoyamos. ¡Estamos para ayudarte!

Abrir chat