Comunicación en Pareja, prácticas a considerar

Comunicación en Pareja, prácticas a considerar

Sobre la Comunicación en Pareja: 4 Prácticas a Considerar

Psic. Miguel Ángel Caamal Martín

Es la comunicación, posiblemente la culpable de muchos conflictos en las relaciones de pareja o por lo menos la más señalada y relacionada coagresivo-okey1n los problemas cotidianos o con los “grandes” problemas de las relaciones, pero ¿Qué significa esto?, ¿Es la culpable de todos los males de las relaciones?, la realidad es que NO, las relaciones de pareja constituyen complejas dinámicas basadas en múltiples aspectos como las actitudes, la intimidad, el compromiso, la congruencia, la sexualidad, la afectividad, entre muchos otros, sin embargo la comunicación parece tener un papel importante en muchas dimensiones de la relación de pareja.

En la comunicación cotidiana entre las parejas, manifestada principalmente la intención de un dialogo, encontramos constantemente acusaciones a veces fundamentadas (la mayoría de las veces basadas en nuestra perspectiva ignorando el sentido bilateral de las relaciones), así como climas de malestar y tensión, incertidumbre o por lo contrario silencios desesperantes que generan angustia en cada una de las partes. Las mismas palabras pueden llegar a utilizarse para generar distancia, crear desacuerdos, desencuentros o hacer que la convivencia sea prácticamente imposible, cayendo en ocasiones en actitudes rígidas reflejadas en frases como: “Con mi pareja es imposible hablar”.

¿Y cuáles son las 4 prácticas que No ayudan?

Por obvio que parezca, las cuatro prácticas descritas a continuación suelen ser un punto de discusión y trabajo arduo para las parejas que deciden acudir a un espacio de análisis y reflexión como lo es la Terapia de Pareja, por tal motivo te invito a que revises que tanto se encuentran presentes en tu relación.

1.- ¡Hablemos Ahora!- Una demanda constante de una o ambas partes, se refiere a los intentos de comunicación cuando el otro no quiere. De esta manera suelen iniciar los diálogos conflictivos, una parte no desea hacerlo ya sea por su estado de ánimo o simplemente porque no es un buen momento por diversas circunstancias. En ocasiones también ocurre que al iniciar un diálogo, quien inicia el mismo decida dejar de hablar bruscamente tras un sentimiento de frustración dejando “sola” a la pareja, esto suele dar pie a múltiples reproches que generan que dicho momento de diálogo se salga de control.tallerparejas2016

2.- Del objetivo a la guerra. una pregunta básica en cualquier tipo de comunicación es ¿Para qué? Es decir cuál es el objetivo de este momento de conversación o diálogo y con qué elementos contamos para alcanzar dicho objetivo. Pensemos por ejemplo en un vendedor quien al identificar a un potencial cliente se acerca a este a convencerlo de comprar su producto; el objetivo es claro, ¡vender!, si el vendedor no se enfoca en eso y cae en discusiones y debates con el cliente potencial es muy posible no consiga su objetivo, a diferencia de si lo escucha y le transmite empatía, comprensión y deseo de entender sus necesidades para ayudarle a elegir el producto que más le convenga comprar. Los diálogos suelen convertirse en guerras de poder cuando el objetivo de la conversación se desvirtúa, y comenzamos a obedecer a un objetivo muchas veces no reconocido: La imposición; por tal motivo conversaciones que inician con tónicas relajadas terminan convirtiéndose en griteríos, galerías de insultos y agresiones entre los miembros de la pareja.

3. Monólogos.- Como su nombre lo indica, no permite la incorporación de otro a la conversación. Muy a menudo, estos monólogos se respaldan con frases como “me tienes que escuchar” o “me toca hablar a mí”. Aunque en sí los monólogos no son útiles para la resolución de los conflictos, otro aspecto a destacar es la coherencia de los mismos, lo más común es que representen ideas desordenadas de emociones, eventos, perspectivas que no persiguen la expresión clara ni asertiva de un punto de vista sino una mera catarsis, desgraciadamente esta común práctica genera resistencias y actitudes defensivas en el otro.

4.- Suponer, Interpretar y Comparar.- Ésta es una tríada ganadora, ya que por separado o en conjunto, estas tres prácticas distorsionan y dificultan la comprensión del mensaje que se pretende brindar. En este sentido, algunas personas tratan de adivinar lo que el otro dirá y lo dicen atribuyéndoselo (p.ej. “seguro me vas a decir que estoy exagerando” o “ahora me dirás que yo siempre hago lo mismo”). En otras ocasiones son las interpretaciones sesgadas por el punto de vista personal lo que distorsiona la realidad (P. ej. “tú me estas reclamando esto, porque piensas que…”). En la misma dirección, algunas parejas terminan hablando de lo que terceros dicen y hacen y no de lo que ellos como parte de la relación piensa (p. ej. “pues es que tu mamá siempre dice que…”, “Sí pero tu familia nunca ha…”).descarga (1)

Como seguramente habremos notado, la dificultad para establecer un diálogo efectivo y asertivo depende de muchas cosas, de hábitos personales y de pareja que hemos interiorizado como la forma “normal” de discutir, porque finalmente “las discusiones son normales en las relaciones”. Es importante tener cuidado y no confundir las discusiones que naturalmente pueden estar presentes en la relación y las formas de comunicación disfuncionales que generan y complejizan nuestros conflictos cotidianos.

La invitación con este breve artículo es a reflexionar sobre cómo discutimos, el tema o los temas de discusión están de más. Lo primero es generar espacios efectivos de comunicación a través de un diálogo basado en prácticas sanas y sobretodo funcionales.

Si usted considera que se encuentra experimentando alguna de estas dificultades en la comunicación con su pareja, compártale este artículo. Agradecemos también compartan el mismo a cualquier persona que se encuentre en una relación de pareja. Por otro lado si desea un análisis más profundo y ayuda profesional para mejorar la comunicación en su relación, no dude en contactarnos a los números de nuestra clínica.

No olvides seguirnos en Facebook, regálanos un like, te mantendremos informado con nuestros artículos, así como nuestros eventos, talleres, pláticas, entre otras cosas, bienvenido a la familia #Psicomérida.

Psic. Miguel Ángel Caamal Martín

Psicomérida, Especialistas en Psicología

promo articulo

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *