AR-120739926Socializar es el proceso por el cual el niño, aprende a diferenciar lo aceptable de lo inaceptable en su comportamiento. Socializar es un proceso muy importante que debe  fomentarse en los niños y niñas desde muy corta edad.

La primera infancia es el periodo en el que tiene lugar el proceso de socialización más intenso, cuando el ser humano es más apto para aprender. Desde que se nace se está aprendiendo y  se continúa haciéndolo hasta la muerte.  Así como no todos los niños gatean, caminan o hablan a la misma edad, tampoco para aprender hay una edad fija.  Los niños difieren unos de otros en cuanto a su ritmo de aprendizaje, de ahí la importancia de ofrecer estímulos, experiencias o materiales que contribuyan en el aprendizaje, ya que el proceso mismo lo realizan los propios niños.

Sin embargo, la socialización del niño durante la infancia no constituye en sí una preparación suficiente y perfecta, sino que a medida que crece y se desarrolla su medio ambiente podrá variar exigiéndole nuevos tipos de comportamiento.  Por lo tanto es fundamental ir enfrentando a nuestros niños y niñas a diversos ambientes: familiar, escolar, social y otros.

Antes de determinar si existe dificultades en las formas como nuestros pequeños se comportan en un ambiente diferente al hogar y como inician su proceso de socialización, debemos reconocer que la personalidad de cada individuo se forja desde la crianza, desde el entorno en el que vivimos, los modelos que tenemos y en incluso las experiencias familiares.

El nivel de socialización que tengamos, ya seamos considerados como personas tímidas o extrovertidas,  tendrá que ver entonces con nuestro primer agente socializador que es la FAMILIA, la cual se encarga de manera progresiva de:

  • Orientar sobre la forma de con-vivir con otros
  • Dar las primeras pautas acerca de leyes, normas y tradiciones
  • Facilitar el acercamiento y entendimiento de valores como el respeto por lo propio y lo del otro
  • Brindar confianza y seguridad para alimentar una sana autoestima.

Si no se promueve desde la familia sentimiento de confianza y el amor, existe la posibilidad de que la socialización se vea dificultada por conductas de inseguridad, dependencia, falta de autoestima entre otros.

Entre las recomendaciones se encuentran:

  • Estar en permanente contacto con los educadores para saber cuál es el comportamiento de niño en la escuela, si allí se relaciona bien con otros niños o si presenta dificultades de socialización para poder ayudarlo a superarlas.
  • Promover que el niño participe de actividades grupales artísticas o deportivas.
  • Acudir habitualmente con el niño a lugares donde haya otros niños.
  • Es muy importante tener presente que sobre todo cuando los niños no son conocidos, les lleva un rato entrar en clima y lograr jugar animadamente. Por ello es fundamental darles el tiempo necesario.
  • No obligar al niño a participar en juegos o actividades con otros niños, si manifiesta no tener ganas o no querer, ya que puede resultar mucho peor, él decidirá cuándo es el momento de hacerlo.

Los padres son los primeros agentes de socialización para el niño y el ejemplo de ellos, por ello es fundamental que prediquen con el ejemplo siendo ellos seres sociales, que gustan de juntarse con amigos, asistir a eventos, reuniones donde hay mucha gente etc. haciendo partícipe al niño de todas ellas.

Para consultar el currículo de la psicóloga, haz click aquí.

Si desea realizar una cita, comuníquese al 1950891 o 9991637477

Psicomérida, Especialistas en Psicología
Psicólogos en Mérida, Yucatán.
Baner liz
CONTACTO